Entrada destacada

Love Live Life – 殺人十章 = 10 Chapters Of Murder (1972)

Imagen
 No hay duda alguna que la visión de los japonés en los 70’s siempre ha sido algo digno de apreciar, hoy en día cualquier manifestación que deslumbra Japón en cuestiones de ARTE logra ser algo memorable, freak y hasta de una delicadeza bárbara. Este álbum es justamente eso, y me gustaría que ustedes puedan apreciar un poco más de esa performance que solo Japón sabe manifestar en su música.10 Chapters Of Murder - from Colin Wilson's Encyclopaedia of Murder es un álbum singular, quizás no logre ser extremadamente avant-garde pero logra llegar a un punto muy alto dentro de su concepto y se vuelve una experiencia fascinante.   Debo confesar que este álbum es una obra aun "fresca" para mis oídos y todavía no salgo por completo de su performance, sin embargo para mí esto es toda una aventura sonora al extremo pues es como navegar por ríos peligrosos, en si una verdadera experiencia. Si bien sabemos que los "conceptos artísticos" de los japoneses en ocasiones son bizar

JIM FOSTER - Power Lines (1986, RCA Records)

 La agrupación Fosterchild no pegó fuerte en la escena rock mundial de la segunda mitad de los años 70, pero sin duda resultó una apuesta que funcionó bastante bien en su tierra madre: Canadá. Los dos primeros elepés que grabaron para 1977 y 1978 (Fosterchild y Troubled Child) salieron bajo un contrato firmado con la reconocida discográfica Columbia Records; e incluso su vinilo de cierre, On The Prowl, aunque editado por el pequeño sello Vera Cruz Records de Edmonton, vio su distribución movida por la misma CBS que los tuvo de pupilos en los anteriores logros. No estaba nada mal, sin duda. Este quinteto se funda en Cálgari de la mano de los músicos Jim Foster y Vern Wills. Su sonido, mezcla de soft rock con efluvios country y derivados concomitantes, funcionó ante todo en el frente oeste de Canadá y cuatro de sus singles entraron en las listas del país. 



Para 1986 Foster parece salir de su hibernación con nuevas ideas en mente y un cambio de estilo por hacer. Como multiinstrumentista que es, Jim pretende ocuparse de guitarras, teclados, bajo y voz; aunque esto no quita para que invite a varios músicos de la escena canadiense con la finalidad de que se pasen por las sesiones de grabación y así aportar su granito de arena. Tal vez, la colaboración más emotiva sea la de Vern Wills, su antiguo camarada en Fosterchild. El bajo de Vern es el que se escucha en el tema de apertura, ese “Dancin’ On The Power Lines”. Power Lines será a la postre una coproducción por parte del autor del disco junto a Bill Henderson, Bob Rock y Walter Stewart.



El resultado de este long play, puesto a la venta por RCA Records, queda como un producto ingeniosamente ideado tanto para no salirse de los estándares del AOR con estribillos energéticos como para resultar cada una de sus canciones totalmente adictivas. Power Lines es de esos elepés que se te pasan en un suspiro y cuyos cortes funcionan igual de bien por separado, que pareciesen haber sido todos escritos para presentarse como singles en la FM. “Quicker Than The Eye”, “It’s Up To You”, la tan hi-tech “Do It To Me” –otra baza sobresaliente de este redondo es el trato que se le da a los sintetizadores–, el punto power pop de “Saved By Night”, la tan The Cars “Where Were You?”… Es curioso que con tanto y tan bueno, al final el sencillo que le dio cierta fama a Power Lines resultase ser la bastante aséptica “X-Ray Eyes” –Jim Foster ganó un Western Canadian Music Award por esta tonada–.

por Sergio Guillén

https://sguillenbarrantes.wordpress.com



¿Te gustó el artículo? No te pierdas de los próximos artículos 




Comentarios