Entrada destacada

STACK - Above All (1969/ Stack)

Imagen
 Discos como éste son la razón de ser de Rockliquias. Se trata de una auténtica reliquia rock de primer orden, recién reeditada por los expertos rescatadores de Lleida, Guerssen. Cuánto bien le están haciendo a la historia más desconocida del rock.  Stack fueron un quinteto procedente del sur de California. Cuyas raíces,  consecuentemente, estaban en combos de surf music de los 60. Allá por 1968 se reúnen para incendiar escenarios con el más abrasivo hard rock del momento. Parecen más bien de Detroit. Rick Gould (guitarra solista, voz),  Kurt Feierabend (guitarra rítmica,  voz), Bill Sheppard (voz solista), Bob Ellis  (batería) y Buddy Clark (bajo). No se puede decir que no se codearan con los grandes : Buffalo Springfield, Three Dog Night, Iron Butterfly, Alice Cooper (asiduos compartiendo escenario), Flying Burrito Brothers,  New Yardibirds (Led Zeppelin, de hecho) o su primer concierto grande, que fue junto a Spirit. El mismo Jimi Hendrix utilizó su equipo para una improvisada jam j

ATOMIC LOVE REACTOR - Creation of a Masterpiece (2021/ Tall Whites)

 Suecia es uno de los motores rock que nos quedan en el planeta. No sé qué haríamos sin los nórdicos de cualquier escena rockera. Casi diría que están salvando al género desde hace muchos años. 



Desde Karlstad, Atomic Love Reactor vuelven con más seguridad y decisión, a pesar de que su debut "The Arrival" (2016) ya era una sólida presentación. Cinco años es tiempo suficiente para replantearse las cosas, y lo han hecho. Escuchas ésa derivación del "Lady Double Dealer", llamada "Tyranny of the King", y caes rendido ante el hipohuracanado poder vocal de Fredrik Eviksson. Deep Purple por la vena con una coverdaliana voz. Un bajo en carga de profundidad-Hughes-style de Fredric Danielsson. El Hammond de Anders Olsson que cimenta y patenta el sonido. Muro ritmico irreprochable con la bateria de Johan Strende. Y la sensibilidad todopoderosa del guitarra John Thomas. Estamos ante altos profesionales de Rocadura, amiwitos. 

En "Cool Down" se pasan al primer,  único y mejor capítulo de la historia Whitesnake. El que va hasta "Slide it in". Con un despiadado bajo a la Colin "Bomber" Hodkingson, órgano honky  tonk que declara su amor por Jon Lord a cada tecla pulsada.  Y un tratamiento coral casi godspel, para la torrencial voz de Eviksson, fuera de parámetros,  éste hombre. Realmente demuestran madurez con arreglos tan inteligentes (proggy?) como los expuestos en el blues hard, "Water in the Sky". En donde se agolpan recuerdos de John Lawton tanto con Uriah Heep como con Lucifer's Friend. Asi de fuerte juegan estos suecos. Esa dificil madurez se ratifica en "Universal Peace", con toneladas de sentimiento y respeto al componer. Curioso envoltorio floydiano para la bluesy "People of Gaia" , con Johanna Boes arropando con su voz a dueto. Otra razón para no desatender la escucha. Rhodes a toda expresión , Hammond dominante de fondos, y una terrorífica canción  a la buena (vieja) usanza. Comienza la segunda cara con "Seven", en arrolladora intro vocal a la Kansas, pero sin perder la artillería Purple. Esto es una gozada, parroquia. No diría yo que éste grupo priorize en la caña gratuita. Para nada. Es una trampa en la que suelen caer los mediocres, que son legión. Aquí hay intensidad y pasión real, sincera, en cada tema.

 "Defeated" sólo te hace pensar en el legado y herencia de los más grandes. Sin complejos. Como "Holy Water" y su fuerza melancólica,  llena de ambiental potencia y sabiduría.  Y éste prodigio de cantante que no está para demostraciones cartón piedra tipo "La Voz", sino para transmitir hasta lo más profundo del alma del oyente. Emocionan, tio. El legado Purple se erige orgulloso en "Hammer Island", de majestuso teclado, impecables músicos. Apropiadamente "Farewell" se despide con un inmejorable sabor a puro feeling hard rock 70s, de qualité olvidada.



A pesar de su aparente superficial nombre, que más puede recordar a algunas divas locas del hair metal 80s, Atomic Love Reactor son indescriptiblemente buenos. Y éste álbum, una joya. Pónselo al próximo bocazas que diga lo de "el rock está muerto"....... Al 11. Y touché.

J.J. IGLESIAS


 







                     Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en                                                                                      
que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias





Comentarios