Entrada destacada

WETTON / MANZANERA - Wetton / Manzanera (Geffen, 1987)

Imagen
 Lo que quedaba de la NWOBHM se había mimetizado. Bien en locas de L. A. Bien en las catacumbas del underground más marginal. Pero...¿y los 70s star proggers? Reciclados. O en otras catacumbas más profundas si cabe. El reciclaje comenzó en los inicios 80s. Rush llenó todo de teclados, temas más cortos y más comerciales. Yes con su "90125" lo peta en todo el mundo, tirando por una nueva forma de entender el AOR no muy alejada del Hi-Tech. Los otros serían Asia. Pero antes de eso, el movimiento de miembros ya intuía ese sonido que estaba por venir. Primero con UK y su "Danger Money" de 1979. Luego un amago de supergrupo, con Wakeman-Wetton-Palmer-Rabin, que a punto estuvo. Aún más. Cuando la formación clásica de Asia ya estaba formalizada, John Kalodner les presenta como cantante solista a un chaval que había estado cinco minutos en Journey, Robert Fleischman. El cual decide apartarse diplomaticamente al ver el potencial exquisito de John Wetton. Estaba claro que el A

LITTLE TRAGEDIES ‎– At Nights (2014)

Terminaremos aquí la historia de esta banda rusa ya que me ha sido imposible encontrar la referencia de su reciente trabajo de 2019 titulado “Paradise Behind The Stove”. 


Conforme pasa el tiempo se hace difícil encontrar bandas actuales de rock progresivo clásico. Todo lo actualmente etiquetado como “progressive rock” es metal puro y duro y sus franquicias de todo pelaje. El sindicato metalúrgico se ha apoderado del término. Me dedico a buscar bandas de “chamber rock” que parecen ser el reducto más moderno y que más se aproxima al concepto que yo tengo del estilo sinfónico. Es difícil. No hay muchos que hagan música con cierta sensibilidad y gusto. Para colmo un reciente estudio antropológico determina que el coeficiente de inteligencia en el planeta ha bajado considerablemente con respecto a las generaciones anteriores. Es decir, cada vez somos más tontos y al parecer la tendencia irá en aumento. La involución es cada vez más patente en todos los aspectos de la vida y esto se puede comprobar tanto en la política como en las costumbres sociales y las tendencias. La superficialidad en todo. La falta de espíritu crítico y el aumento en creencias, sectas y cultos en detrimento de la razón, la educación y la cultura. El desprecio a la investigación y la lógica científica nos aboca a la idiotez perpetua. No hay ya remedio. Da igual una hipotética marcha atrás que no se cree nadie. Las pocas cosas buenas durarán lo que tengan que durar y se acabó. Solo veo la risa del Joker en un futuro inmediato.

“En las noches” se abre con una potente pieza del mismo título. Un complicadísimo compendio de órgano, sintetizadores, guitarra endiablada y demencial sección rítmica bajo-batería, todo ello ensamblado con una precisión que roza lo imposible. Es como escuchar ELP y UK a otro nivel superior, pero como vengo diciendo esto solo es apto para los fanáticos del lado más lujurioso y grandioso del progresivo. La sucesión de notas y escalas y el trabajo de armonía solo está al alcance de los mejores instrumentistas dentro del género. La velocidad y la falta de respiro puede llegar a agobiar a algunos y entusiasmar y volver locos de adrenalina a otros. No hay término medio. 


“En la librería” todo se torna pacífico con un poético piano y voz. La música es triste y misteriosa para variar y con un fuerte trasfondo de romanticismo. Es importante equilibrar la balanza para superar la avalancha sonora anterior. Dosificar fuerza y paz. La bonita “oscuridad del bosque” mantiene la línea armoniosa y dulce con elegantes fraseos melódicos y “Amanecer” lo continúa como si fuese en realidad una pequeña suite. Las tres piezas relajan la bestialidad del inicio. “Camarada” vuelve a las grandes velocidades mezclando a Emerson con The Enid y con algún fugaz toque de folk. Es una verdadera pasada usando lo coloquial del término. La voz de Gennady sigue siendo el sello distintivo y bastante más agradable ¿o es que ya me he acostumbrado?... sin duda alguna. Todo es como siempre tremendamente sinfónico y muy complejo en su estructura y composición. “Sekhmet” es otro delicioso paseo pianístico de tristeza eslava y perfumes barrocos de clavecín con una severa orquestación de fondo. El piano clásico solo en un largo segmento final nos muestra al desnudo la impresionante calidad técnica y la delicadeza interpretativa de este hombre. Una delicia. 


“Tiempo de otoño tardío” en ritmo de vals es otra pieza maravillosa y soñadora. Esto está muy lejos del rock. Es música sin tiempo. La “charla de primavera” es una pequeña pieza de parecidos encantos. “Bastón” son siete minutos contrastados en la misma cadencia y el mismo espíritu con un rimbombante cambio hacia la mitad. Buen disco, quizás el mejor de Little Tragedies, el más encantador y hermoso de cuantos he escuchado. Termina con la pregunta ¿hay muchas cosas buenas en el mundo? La respuesta la sabemos. Lo que no hay es muchos grupos tan buenos como estos rusos que siento cierta pena en dejar para otra ocasión. Ha sido un placer hablar de ellos.
Alberto Torró








Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en
                                                                                      







que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias

Comentarios