Entrada destacada

WETTON / MANZANERA - Wetton / Manzanera (Geffen, 1987)

Imagen
 Lo que quedaba de la NWOBHM se había mimetizado. Bien en locas de L. A. Bien en las catacumbas del underground más marginal. Pero...¿y los 70s star proggers? Reciclados. O en otras catacumbas más profundas si cabe. El reciclaje comenzó en los inicios 80s. Rush llenó todo de teclados, temas más cortos y más comerciales. Yes con su "90125" lo peta en todo el mundo, tirando por una nueva forma de entender el AOR no muy alejada del Hi-Tech. Los otros serían Asia. Pero antes de eso, el movimiento de miembros ya intuía ese sonido que estaba por venir. Primero con UK y su "Danger Money" de 1979. Luego un amago de supergrupo, con Wakeman-Wetton-Palmer-Rabin, que a punto estuvo. Aún más. Cuando la formación clásica de Asia ya estaba formalizada, John Kalodner les presenta como cantante solista a un chaval que había estado cinco minutos en Journey, Robert Fleischman. El cual decide apartarse diplomaticamente al ver el potencial exquisito de John Wetton. Estaba claro que el A

OBLIVION SUN - The High Places (2013)

Con una bonita y atrayente portada nos llega la segunda entrega de esta franquicia de los antiguos Happy The Man. El anterior sinceramente no era un trabajo deslumbrante y este tampoco lo va a ser, pero al menos lo considero quizás algo mejor que el anterior.


Me recuerdan aquí un poco a la banda de Bruford época Holdsworth guardando distancias claro. No son tan Jazz-rock como los británicos ni tampoco tan brillantes y originales, pero poseen cierto encaje instrumental como para acompañarlos en la escucha. Whitaker es un guitarrista de buena escuela y con un peculiar sonido que yo encuentro algo oscuro y distorsionado para mí gusto, pero aceptable.


 “La marcha de los hombres champiñones” tiene algo de melodía familiar, la secuencia de notas y acordes son características de otros grupos similares. “Everything” es una pequeña balada acústica y poco más. Luego tenemos la marciana “Dead Sea Squirrels” con su riff algo hard y abrasiva guitarra aunque no terminan de despegar y se me hace algo mórbida y monótona. Lo mejor evidentemente son los 22 mtos en seis partes que dan título al disco. “Los lugares altos” tienen un poco de todo. Cierta animación a veces, voz lírica y tranquilona y momentos pianísticos de Frank Wyatt que son prácticamente lo mejor entre ciertas estructuras que recuerdan algo a su pasado. Cuando a veces Stan Whitaker mete el wah wah la cosa gana mucho al igual que ciertos pasajes de rítmica fluida, aunque el sonido en general me resulta algo más opaco en comparación con sus viejas composiciones. Los diferentes movimientos son más bien calmados y pocas veces animan la marcha que es donde vuelve a aparecer la solista de Stan y los acordes pianístico de Wyatt. La sección de ritmo cumple con el cometido que le han asignado, pero en un plano de acompañamiento algo previsible. Baterías indisciplinados que les guste “dar la nota” abstenerse. En general todo es agradable y como digo más bien tranquilo, pero con esa sensación de que “algo falta”. Demasiado discreto. Nada de riesgo o sorpresa. Dentro del límite de lo que puede resultar aburrido. 


Es un álbum corto de 40 mtos. Probablemente cuestión preferible si no tenían una propuesta con más gancho y brillantez y por supuesto no son para oídos exigentes. Cumplen y nada más.
Alberto Torró


     








Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en
                                                                                      







que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias

Comentarios