Entrada destacada

Phantom – Phantom's Divine Comedy Part 1 (1974)

Imagen
 Phantom's Divine Comedy es otra de esas obras de CULTO que se forjaron a base de leyendas. El álbum está cargado de una atmosfera oscura/melancólica, y presenta una performance bastante esmerada en donde se puede apreciar una base instrumental decente, ligeros elementos progresivos y cambios de ritmos. Es un trabajo prometedor a cuestas y a pesar de que muchos la consideran "un trabajo de talla mediana", es bastante respetable y de aceptada reputación de "oscuro", pero seremos franco, el álbum tiene ciertos problemas que empañan la performance un poco, no es un álbum destacable/detestable pero se podrían mejor ciertos conceptos que se querían dar, en parte  me suenan muy sencillos, si los músicos hubieran sido más creativos soltando un poco más de  lisérgica hubieran sobresalido, aun así a me parece que es un trabajo a reivindicar ya que logra captar muy bien la atención del oyente por todo lo que representa. Según cuenta la leyenda Jim no habría muerto en real

STEVE HILLMAN - Matrix (1994 / CYCLOPS)

Un enamorado de Tangerine Dream y Hawkwind en los 70, el británico Steve Hillman editó su primera cassette-album, "From Distant Shores", en 1983. A ésta le siguieron nueve más,  hasta que en Noviembre de 1993 ficha por Cyclops.  Editando al año siguiente su primer cd oficial, "Matrix". Toda la música fue compuesta, producida y grabada por Hillman, el cual se encarga de sintetizadores, teclados, guitarra eléctrica,  bajo y batería programada. Le ayuda su mujer Linda Hillman a la flauta en un par de cortes.


"Overdrive" (4'54) es un ácido tema con lisergica guitarra de sonoridad Gottsching, Froese o Hillage. Lástima de percusión programada, porque es una acertada composición  y éste elemento desluce bastante.

"Matrix (Part One)" (9'59) entra de lleno en universos Tangerine Dream de finales 70. Pura inspiración "Stratosfear", "Sorcerer" o "Encore", revisitada para alegría de los que echamos de menos aquellos gloriosos años tangerinos. Hillman no se conforma con improvisar y sorprender. Aquí hay además un sólido trabajo compositivo melódico,  que añade valor a su obra . La batería "de mentiras" queda ahora mas disfrazada, y la guitarra escupe precisos solos incandescentes  que recuerdan a Ashra. Secuenciación y proceso de síntesis  resultan excelentes. 

"Interchange" (7'06) es otro ejercicio Berlín School de inequívoco gancho y de alto voltaje sintetizado. La secuenciada columna vertebral de la pieza es aderezada con una musculada guitarra cercana a Dave Brock. Muy buen tema, que yo utilizaría como sintonía de radio.

 La oscuridad cósmica se apodera de "Ascendant" (2'52), siempre sin perder melodía. 

Es enlazada con "Sphinx Dancer" (5'20), en una recreación Hillage / Gong que desemboca por derivación,  en terrenos Ozric Tentacles. La flauta de Linda Hillman ayuda en su ambientación egipcia. 

Nuevamente encadena con "Into Space" (4'20) , en froesianas nebulosas electrónicas que harían su papel en la nueva entrega de "Alien".

"Taken to the Limit" (5'05) posee una melodía de sinte digna de una serie Sci -fi  60s, tipo "Thunderbirds" (recuerdos de la infancia!). De nuevo Steve Hillage en mente. 

Un potente secuenciador nos adentra en "Sequent Seven" (2'45), acompañado de frippiosa guitarra, y con enigmático desenlace.


 Volvemos a "Matrix (Part Two)" (9'15) y sus mundos paralelos homenajeando a los añorados Tangerine Dream. De nuevo la travesera de Linda acompaña a éste perfecto manual berlinés en conjunción con los más ambientales Hawkwind  de " It is the Business of the Future to be Dangerous", precisamente editado por esas fechas.

"Dawning Light" (2'12) es otro pequeño misterio sonoro floydiano. Perfecto "outtake" de "More" o "Meddle". Un prólogo ideal para "Into the Blue" (9'32), el cual conjuga lo mejor de la lírica imaginería de Kitaro, con el estilo más dinámico de Ashra, ( por parte de la guitarra ), con positivos resultados. Hillman es un más que competente músico para ambos cometidos.

 Por último "Tritone" (2'14) despide el álbum como un J. M. Jarre anti-comercial, (algo no muy posible).

La continuación a "Matrix" llegaría en el 96 con "Riding the Storm" , compendio de temas pertenecientes a su discografía  previa en formato cassette. Le seguiría "Convergence" en el 99. A partir del nuevo siglo se van distanciando más sus obras. Y en 2017 edita junto al músico griego Thaneco el album "Empyreal". Asimismo ha colaborado en la prestigiosa library music  De Wolfe, (recuerda la entrada anterior). 

"Matrix" fue un brillante "debut" (con diez álbumes previos!),  en perfecto equilibrio entre Escuela de Berlín y Psych music. Al que sólo le achacaria algunas bases rítmicas obsoletas. Perdonable , viendo el nivel de Hillman y sus elegantes resultados.
J.J. IGLESIAS

Aquí tenemos algunas muestras de su trabajo







y de propina
Riding the Storm





Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en

que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias

Comentarios