Entrada destacada

HELLANBACH - Now Hear This (Neat, 1983)

Imagen
 Todo comenzó como comienzan éstas cosas. Con cuatro chavales locos por el rock y sus particulares héroes. Era 1979 y Van Halen dominaba la tierra (no eran dinosaurios, pero habían sido Mammoth). En su Newcastle natal, Jimmy Brash (voz), Dave Patton (guitarra), Kev Charlton (bajo) y Barry Hopper (batería), comienzan a soñar despiertos desde su mohoso local, (no es que yo estuviera, es que a esa edad, todos lo son). Se creen los próximos Van Halen. Y no es coña. Estos tíos respiraban y soñaban las 24 h del día con el cuarteto. Pon el "Bach" antes que el "Hellan", y casi lo tienes. Para colmo, comienzan a conocerlos en los círculos locales con el sobrenombre de "Vanhalen-Bach". En 1980 editan un live EP, "Out to Get You" y un split, (single compartido con otra banda). Para 1982 ya tenían un "flamante" contrato con Neat Records, y un nuevo batería. Steve Walker sustituía a Hopper, que era reclamado por las "grandes ligas" chatarr

BIG HOGG (Escocia)

Encantadora y joven banda de Glasgow orientada a la psicodelia británica con cierto toque y perfume a grupos como Spirogyra (Barbara Gaskin) y a las bandas más pop rock del primigenio sonido Canterbury.


 Un sexteto con sección de viento y agradables canciones. Incluso a veces pueden recordarte ligeramente a los Curved Air. El grupo en cuestión está integrado por el líder Justin Lumsden en guitarra y voz, un trío de vientos lo ocupan Richard Merchant, Ross McCrae y Sophie Sexon, la cual  aparte de su lírica flauta, posee una bonita voz. Un polifacético Nick Gaugham que además de batería y percusiones toca teclados, bajo y lo que le pongan. El bajista oficial responde al nombre de Tom Davis.


 Por consiguiente tenemos una fértil amalgama de folk, rock, jazz y psicodelia por no desmerecer en ningún estilo y por supuesto el perfume hippyland que no falte ¿o deberíamos decir neo-hippy y apuntarnos a las mil etiquetas actuales? Ciertamente el estilo a veces, no siempre, está muy emparentado de los Caravan más inocentones, poperos, festivos y menos comprometidos y quién conozca a fondo la discografía del grupo puede apreciarlo sin dificultad. 


Esa despreocupación y flema tan británica, nada inclinada a la seriedad y a la trascendencia recorre los vericuetos de su música. Cervecita XXL (la cañita mini con gaseosa y posa-vaso, para las nenas y nenes pijos del PP) canuto, hierba y flores húmedas, té de las 5 con whisky de malta, una buena flatulencia más  algún eructo, y a sobar a la sombra de abedules. Precioso, natural y sano.


Big Hogg tan solo tienen dos trabajos hasta el momento: Big Hogg (2015) y Gargoyles (2017) y bromas aparte, el trabajo de composición de la brass sección, merece atención. La instrumentación al más puro estilo de los 70´s nos acerca a veces a los primeros Chicago Transit  Authority y si os digo la verdad hay muchas más influencias que simplemente perfumes canterburianos.


 Bonitas baladas, temas formato canción, no muy extensos. Añadimos un envoltorio muy cuidado, atractivas portadas etc…y en definitiva una banda muy agradable para acompañar con una buena pinta de cerveza negra.

Alberto Torró
Big Hogg






Gargoyles

















Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en
                                                                                     


que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias

Comentarios

  1. Yo aun diría más, Hernández ... Steely Dan ... T. Rex ... Dexie's Midnight ... Amazing Blondel (el de la pata de pato) ... Y no he hecho mas que empezar a escucharlos. Big. Grandes.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario