Entrada destacada

Os Mundi – 43 Minuten (1972)

Imagen
 Una entrega sumamente sugestiva, exquisita y con cierto rollo político, Os Mundi ha madurado y su fórmula se torna más ecléctica, su postura se tiñe de progresismo y su vitalidad retumba profundamente. 43 Minuten logra ser camaleónico, muy “zigzagueante” y su perfomance ahora abraza una onda más progresiva, la banda amplía su visión, re-plantea su fórmula y el Krautrock se cuela inmoralmente dentro de un concepto progresivo.  Ahora se puede apreciar un sonido más maduro, “limpio”, cargado de matices, estilos y de cambios de tiempo, la banda “muta” y el álbum se convierte en una obra ecléctica bastante llamativa y con una fuerte personalidad. En verdad es una obra muy potente, intensa y entretenida. Fue uno de los pocos trabajos renombrados y netamente progresivos de la Alemania de los 70’s, lamentablemente la crítica de su tiempo fue un poco severa, pero para muchos esta fue considera como un imprescindible, convirtiéndose así en un álbum de CULTO y básico para cualquier proghead. Mis

MILKBONE - Milkbone (2022/ Milkbone)

 Aquel indefinible-pero-reconocible sonido Canterbury, que tanto aportó a la psicodelia, progresivo y jazz rock, (por ése orden cronológico), sigue estando vigente con nuevos nombres. El debut de Milkbone supone una suma más  a la actualización del género. 



Desde Inglaterra, éste trío se formó con Phil Scragg (bajo, guitarra, teclados, Mellotron), Matt Berry (guitarra, teclados) - popular en el mundo del cómic y con el grupo The Maypoles -, y James Sedge (batería). Cuentan con el trombón invitado de Graham Mann en cuatro temas.

No podía ser de otro modo que el primer corte se llamara "Canterbury" (4'39), para dejar las cosas claras. Y que el espíritu de Egg aflore con órgano  de similar textura, entre sacro y experimental. El ritmo es firme y empuja como un ariete normando. Scragg demuestra invención y surrealismo, que acompañado por el ensoñador trombón de Mann, certifican denominación de origen más que convincente.

"Leaving Hawksbill" (5'03) es como si Can hubieran nacido en las verdes praderas de Kent ("Can-Kent"?..... Superman?). Aquí son los sintes los putos amos, y en cierto modo huele algo al patchouli de Ozric Tentacles. Percusiones tribales y rivales adornan con brillantez. El trombón no da trombos, y mete baza sin molestar. Y el casi motorik rítmico se fusiona con serpenteos de Moog (o así).

No llega al minuto "Toys Hill" (0'56), aunque luce coqueta.

Territorio Máquina Blanda habemus para "Automatic Fool" (3'54). Piano juguetón y graves exagerados marca Hugh Hopper, guitarra jazzy de rugoso sonido y órgano psicotrópico se disputan la partida.

Bonito giro de los acontecimientos  en "Milkbone" (3'54), nos acerca los Headhunters de Herbie Hancock (ése trombón...) con el progresismo inacabable de Nucleus.  James Sedge es sensacional, a propósito,  no quisiera olvidar ése vital detalle.

"Two Sequences" (3'46) hace cruceta piano-synth en otro espasmo sideral entre Ed Ozric y Karl Jenkins. Y claro, pasan el portal dimensional como si entraran en la tasca del pueblo.

La base de "Bleak Strategy" (3'06) hubiera encantado al último Jeff Beck. Y ése bajo mandón a Tal Wilkenfeld, ni te cuento! Si, echo de menos guitarra más solista aquí. Muy tapada por el resto.

Rhodes diluido con terrones de cuatro cuerdas presenta "Soft Weed" (5'14). Bonito paisaje mental para refugiarse de tan hostil mundo. Un analgésico emocional realmente eficiente. 

Sedge maravilla a cada golpe de baqueta. Su intro en "Red Shift" (3'29) tendría la aprobación  del mismo Bill Bruford. El posterior desarrollo es un ajuste de teclados a la Robin Lumley / Dave Stewart que, efectivamente,  anda entre Brand X y National Health del XXI Century.

Otra píldora evasiva, realmente bonita, es "Cecilia" (5'18). Con samplers de voz femenina y bajo marcando......Hasta que explota en un pandemonium Soft Machine demoníaco, lujurioso, mórbido y adictivo. Los curas lo declararían "pecado" porque es demasiado bueno.

"Velvet Black" (4'48) cierra con resolución cine noir, trombón nocturno y cadencia deliciosamente decadente. Aún hay un tema bonus (imagino que en el cd), con voz solista femenina (el único corte cantado) y aspiraciones King Crimson. Bastante distinto al resto.



A Milkbone los han comparado con Zopp. Veo símiles pero cada uno lleva su marca definida. Regocijo espiritual hermanos, por tener otro fichaje de sabor Canterbury sin más. 

Es una primera obra sensacional.

J.J. IGLESIAS


Temas
01. Canterbury 04-39
02. Leaving Hawksbill 05-03
03. Toys Hill 00-56
04. Automatic Foot 03-53
05. Milkbone 03-58
06. Two Sequences 03-46
07. Bleak Strategy 03-05
08. Soft Weed 05-13
09. Red Shift 03-29
10. Cecilia 05-17
11. Velvet Black 04-48
12. Velvet Black (featuring Harriet Langley) 05-16


¿Te gustó el artículo? No te pierdas de los próximos artículos 



Vuestros comentarios son nuestra energía











Comentarios