Entrada destacada

All Them Witches – Live In Brussels (2016)

Imagen
 La denominación de esta banda se inspira en un libro de brujería  que aparece en la película de Roman Polanski  protagonizada por Mia Farrow, "Rosemary's Baby" (La semilla del diablo). En 2012,  Robby Staebler (batería)  pone rumbo a  Nashville desde Portland. Robby conoce a   Ben McLeod (guitarra) en una bar y deciden formar la banda, "All Them Witches". En meses posteriores se unen Michael Parks Jr. (bajo) y Allan Van Cleave (teclados). Ese mismo año fichan por la  discográfica alemana , Elektrohasch Schallplatten. Al año siguiente publican " Our Mother Electricity" y autoeditan en su página de bandcamp, "  Lightning at the Door". Inician una larga gira por Estados Unidos y publican digitalmente algunos de sus conciertos. En 2015 llega su tercer larga duración en estudio, "Dying Surfer Meets His Maker" y dos años más tarde, "Sleeping Through the War", producido por Dave Cobb. En 2018, Allan Van Cleave  deja la banda sie

MANNA/MIRAGE: Blue Dogs (2015) (Canterbury Ways)

Ya os hable de los Muffins en su momento y de su canterburiano primer álbum y también de su creciente evolución hacia la vanguardia del Rock In Oposition. Esta nueva entrega despista porque han cambiado su nombre de grupo por el título de su primer trabajo de 1978. Esta revitalización de tres de sus miembros originales con Dave Newhouse como líder a las teclas nos retrotrae en parte al estilo más “accesible” de sus inicios y también a un acercamiento hacia un jazz llamémosle más “convencional” tipo Nucleus o los últimos Soft Machine. 


Desde la primera pieza “Canterbury bells” intentan declarar abiertamente el sabor original (sin conseguirlo del todo). No obstante ahora ya son puro jazz y no complican tanto la mente del oyente. Siguen esos vientos característicos de los cuales beben también y mucho, de los Mothers originales. La música suena como más urbana y frívola, más americana si me lo permiten sus señorías, pero sin las ensoñaciones de psicodelia-fusion-jazz  british de aquel Manna/Mirage original y más como continuadores del legacy soft machinero. No tienen nada de estándar no os confundáis por mis palabras pero también tiene algo que no contiene aquella magia. La edad…? Y su asentamiento formalista…? puede ser. Hay partes que intentan pellizcarnos del recuerdo como el órgano-piano de “Blind Eye” y una escandalosa y áspera guitarra fuera de tono (totalmente adrede claro) en aras del free.

 Los temas se suceden como una escueta orquesta de cámara o grupo de pub snob. Hay partes más atractivas y otras más anodinas de típico álbum de ambiente jazz nocturno. Gustará a quien no pida milagros sonoros pero tampoco convencerá al que busque chica o emoción. La frialdad es más que aparente. Un álbum corto, bien tocado y realizado aunque musicalmente deja cierta sensación de abulia. Por cierto el cover art tiene el mismo mal gusto estético que la mayoría de las portadas zapperas.
Alberto Torró












Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en
                                                                                     



que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias

Comentarios