Entrada destacada

Chris Neal – Winds Of Isis (1974 / M7)

Imagen
 Para 1974, la fiebre mooger y el síndrome del teclista alquímico, del multiinstrumentista druida, se había extendido por todo el mundo. El año anterior Rick Wakeman había editado "The Six Wives of Henry VIII", álbum para mí nunca superado. Y Mike Oldfield su "Tubular Bells", al que le pasa lo mismo. Demasiado todo de golpe. Eso creó afición,  lo que es siempre positivo. En Australia, Chris Neal editó su "Winds of Isis". Tan desconocido por éstas latitudes como magnífico trabajo. No todo fueron borrachuzos rockers pendencieros  por aquellas áridas tierras. Neal creaba una mezcla apropiada de los dos "vacos sagrados" referidos. Con omnipotente tecladina a base de sintes, Mellotron generoso ,  Hammond B3 persistente, Celeste, Clavinet, Leslie Wah pedal y demás parafernalia. También le daba muy bien a las guitarras con y sin enchufe, percusiones, batería,  bajo, glockenspiel, bells  (cómo no!), mandolina, bottleneck o armónica. Invitados había en do

UNISON - Unison (1976 / Unison)

Entramos en el frondoso, y a la vez intangible, bosque de los discos privados en los años 70. Vinilos pagados por el bolsillo de los músicos,  que vendían generalmente en los conciertos, o en la tienda del tendero de su barrio. Plásticos que solían albergar una calidad extrema, muchas veces mayor que la de muchos nombres encumbrados. Es el caso de Unison, de New York, que editaron en 1976 éste único fruto de su "auto-crowfounding". Disco conceptual de curiosa temática anti-políticas correctas. Consistiendo esta en de cuántas maneras puede putear una tía a un tío hasta hundirlo en la miseria. Se me ocurren unas cuántas más que no existían por 1976. Bello mensaje....Recuerda, estamos en los 70, y aquí no hay pelos en la lengua, (o sí. ...).


Los hermanos Van Iderstine, Bruce (cantante, armónica,  congas) y Guy (guitarras de 6 & 12 cuerdas), lideraban el quinteto. Aunque yo diría que le debían mucho en su sonido al guitarra solista, Mark Tuberdyke, por su soltura en los solos y personal estilo. John Vasey al bajo y David Richmond, batería y voces, completaban una sólida banda de hard rock que no había dejado todavía el poso psych.
Unison estaban en una especie de transición que se surtia de éste género todavía,  y lo expandia con progresivo y puro hard, más algunas esencias rhythm'n'blues aquí y allá. "Borderline" entra en acción con aplomo y desparpajo. La sección rítmica arrasa desde el primer momento. Y el juego de guitarras combina pequeños detalles con riffs -bulldozer que ríase usted de Leslie West.

"Blow me Away" la hubiera firmado gustoso el primer Eddie Van Halen. Bruce Van Iderstine desenvuelve sus vocales con chulería,  apoyado en su bluesy armónica. Mark Tuberdyke soluciona con sonido muy afín al de Frank Marino en sus Mahogany Rush days. 

"Flesh and Blood" vuelve al parking de Mountain, pero en modo más speedico. Destripante hard rock de medio 70s, con toda la mala uva del momento. 

"Cookin for you" podría estar sin problemas en el "IV" de Mahogany Rush, (disco que me marcó en mi juventud, por cierto).
El sonido de guitarra en metamorfosis pedalera,  suena igual que el del tío Frank por esas fechas. Lo cual le da muchos puntos a favor. No sé si se lo escucharon a conciencia, o era un sonido de moda entre los guitar-hero del momento, ya que también salió en el 76. 


Un leve descanso acústico nos trae "Again", con influencia West Coast Psych como excelente entrante, y mejor seguimiento guitarrero. Finísimo gusto punteando el de Tuberdyke, muy bien apoyado por el equipo rítmico  (excepcional). 

El espíritu inquietante de "Second Chance" recuerda a Judas Priest en sus tres primeros discos.  Sin olvidar ese "hendrixionismo" siempre imperante, y siempre bienvenido. 

En clave rock blues viene "Running Out", con fuerte rítmica jazzy,  y la solista rompiendo por vericuetos Santana, congas del cantante en primer plano, y resolución extraordinaria a las seis cuerdas.

Finaliza el álbum el único tema extenso del mismo, "So Many Miles" (7'33). Sigue la armónica a lo Mayall del cantante, ahora con un tratamiento vocal / instrumental calmado, muy al modo Wishbone Ash. Por ello las armonías vocales tienen su protagonismo. A sabiendas de que, de un momento a otro, esto va a explotar. Y para eso está Mark Tuberdyke arrastrando a toda la banda a un desenfreno climático demoníaco,  sin perder exquisitez melódica. Un huracán eléctrico que envuelve la audición,  equiparando a Unison con Winterhawk, Truth & Janey, Manilla Road, Ursa Major, Corpus, Mariani,  Caín o Asia (USA band). Esto es una sobrada yanqui hard rock con fundamento y buenas especias.

El cd lo editó Synton Archive Productions hace un tiempo. Lo que se traduce que será casi tan raro como el álbum original. Que en la bolsa coleccionista alcanza los 300 / 400 pavos. Ya sabes, a grandes males, grandes remedios.
J.J. IGLESIAS



Temas

A1 Borderline 3:16
A2 Blow Me Away 3:08
A3 Flesh & Blood 3:42
A4 Cookin' For You 3:15
A5 Again 4:31
B1 Second Chance 4:45
B2 Running Out 4:07
B3 So Many Miles 7:34


Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en
                                                                                      
que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias

Comentarios

Publicar un comentario