Entrada destacada

Chris Neal – Winds Of Isis (1974 / M7)

Imagen
 Para 1974, la fiebre mooger y el síndrome del teclista alquímico, del multiinstrumentista druida, se había extendido por todo el mundo. El año anterior Rick Wakeman había editado "The Six Wives of Henry VIII", álbum para mí nunca superado. Y Mike Oldfield su "Tubular Bells", al que le pasa lo mismo. Demasiado todo de golpe. Eso creó afición,  lo que es siempre positivo. En Australia, Chris Neal editó su "Winds of Isis". Tan desconocido por éstas latitudes como magnífico trabajo. No todo fueron borrachuzos rockers pendencieros  por aquellas áridas tierras. Neal creaba una mezcla apropiada de los dos "vacos sagrados" referidos. Con omnipotente tecladina a base de sintes, Mellotron generoso ,  Hammond B3 persistente, Celeste, Clavinet, Leslie Wah pedal y demás parafernalia. También le daba muy bien a las guitarras con y sin enchufe, percusiones, batería,  bajo, glockenspiel, bells  (cómo no!), mandolina, bottleneck o armónica. Invitados había en do

LILIENTAL - Liliental (1978 / BRAIN)

No confundir con los otros Lilienthal de la Alemania Federal, más orientados al folk renacentista estilo Gryphon o Amazing Blondel.
Los que hoy traemos fueron un efímero  proyecto de tan sólo un álbum,  para el omnipresente sello Brain. 


Fruto de la mente de Dieter Moebius, recién salido de Cluster, que tuvo la buena idea de reunir un "kraut all star" de altura para la ocasión. Mientras él se encargaba del ARP synthesizer, guitarra y percusión. Lo apoyaban el sintetista Asmus Tietchens al moog y el polifacético Okko Baker a los teclados, voz, guitarra y percusión. Colaborador habitual de Tietchens o Achim Reichel, entre muchos. Nada menos que el productor-ingeniero legendario Konrad Plank echaba mano del ARP, guitarra y voz. Y dos miembros de los indispensables Kraan, Johannes Pappert (saxo, batería,  bajo y flauta) y Helmut Hattler (bajo), cerraban el sexteto.

El cruce de varios sintetistas de diversa índole,  con dos miembros de Kraan, conformaron un curioso estilo que debió de dar una cosecha más abundante. Se nos hace escasa.

"Stresemannstrasse" (5'12) inicia el álbum como un enriquecimiento sonoro de Cluster (si esto es posible). Kraut elemental de levitacional psicodelismo, ideal para ser pinchado en una galería de arte vanguardista. Que es para lo que fue concebido el kraut en un principio. Engañoso simplismo de formas con subliminal barroquismo electrónico. 

Sin pausa alguna, enlaza con "Adel" (5'50) en espectral y paulatino desarrollo de ambiente lovecraftiano. 

Una ominosa oscuridad mística se cierne sobre su escucha. "Wattwurm" (4'08) ya incluye batería "normal", y su sonido es un tira y afloja entre el primer Kraftwerk y el Oldfield del "Platinum"; (1979). Sospechoso. Tanto éste como Brian Eno y otros "british lumbreras" tenían por entonces puestos sus sonotones orientados hacia Krautland.......

Damos la vuelta al vinilo y "Vielharmonie" (7'41) inicia ese mentado cruce Kraan-soundscape, que podría andar parejo a recordadas experimentaciones de Jan Garbarek, si éste hubiera estado rodeado de enfermos mentales del sintetizador, como en el caso de Liliental. La resolución de la pieza es bellísima y se abre a múltiples escuchas,  siempre con detalles por descubrir. 

De nuevo sin silencios, "Gebremster Schaum" (8'36) vuelve a envolvernos en oscuridad sepulcral. Para llevarnos lentamente hacia un "limbo positivo" (aunque a la Iglesia se le ha puesto en los cojones que eso no existe, joder,  entonces el cielo y el infierno tampoco!). Todo muy del agrado del antiguo equipo Cluster, en anteriores capítulos. Perezosas guitarras slide casi pantanosas se confunden entre mantos electrónicos y saxos en vuelo de reconocimiento. Todo muy german-sound y muy bonito.

Sin pausa enlazamos con la final "Nachsaison" (3'02), con voces tratadas al unísono con electronics caprichosos que se confunden con saxo y mimetismos guitarreros.......
Eno-rden de aparición. Yo la hubiera sacado en single.

En su absoluto vanguardismo, éste álbum contiene pasajes que podríamos describir como "comerciales". O utilizados posteriormente por mentes más maquiavelicas,  con más ladinos fines.
Liliental fueron unos innovadores con tremendo potencial, que no dejaron más descendencia.....Mejor. 
Estaban llegando los 80 y a saber cómo hubieran salido posteriores engendros.
J.J. IGLESIAS


Temas
A1 Stresemannstrasse 
A2 Adel 
A3 Wattwurm 
B1 Vielharmonie 
B2 Gebremster Schaum 
B3 Nachsaison



Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en


que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias

Comentarios