Entrada destacada

SNAKE EYE - The Journey (2024/ Sommor-Guerssen)

Imagen
 Se publica por éstos días el álbum inédito de Snake Eye, gentileza de Guerssen. Banda británica anteriormente conocida como Red Dirt y con un disco único y megapasta en su haber. Rock blues arisco lo de Red Dirt, para nada mala banda ni álbum. Sólo que siempre me parecieron sobrevalorados, más por su rareza y valor monetario que por su música. En su rollo, los hubo mejores. Nunca me quitaron el sueño. Es su siguiente paso, Snake Eye, el que sí me lo quita. Cambio drástico de estilo dentro de un progresivo hard de dobles guitarras, sencillamente espléndido.  Dave Ritchie (voz, guitarra solista), Ron Hales (guitarra solista), Ken Giles (bajo) y Steve Jackson  (batería), - en un par de temas lo fue Gary Boroughs-, se marcaron el perfecto álbum imposible. Porque no salió.  Se grabó entre el 70 y el 72. Tocaron con Sam Apple Pie, Sharks, J. Geils Band o Wishbone Ash. Éstos últimos son su mayor influencia de largo. Y estamos hablando de los Wishbone de primeros 70! Para más señales inequívo

Tortilla Flat - Für Ein ¾ stundchen (1974) (Canterbury Ways)

Esta es una rareza alemana cuyo nombre está basado en una novela de John Steinbeck escrita en 1934. Fue su único trabajo discográfico grabado en 1974 y que yo sepa al menos nunca editado en CD  por lo que imagino que el vinilo en cuestión valdrá un riñón y medio o más vulgarmente dicho:  un huevo y parte del otro.

 En esa época era raro que una banda alemana no estuviese enfrascada en el movimiento kraut típico de los 70´s y estos efectivamente representan la excepción. No son los únicos por eso, recordemos a Embryo o Passport por ejemplo, claramente orientados al jazz-rock . En este caso Tortilla Flat suenan perfectamente integrados en el estilo “british” del este, que habitualmente ocupan estas páginas temáticas de las que venimos hablando cada semana. 


Siete piezas instrumentales componen este programa y son bastante finas y amables, lejos de otras asperezas experimentales más acordes con los germanos.  Flauta, piano eléctrico y guitarra fuzz nos llevan a colocarlos a medio camino entre Focus, Supersister, Hatfields o Softs con entramados naturalmente muy jazzys. Aunque en general es un disco de fácil escucha no está exento de algún detalle disonante y extraño pero con finura y buen gusto principalmente en el trabajo del teclista Franz Brandt al igual que su colega en la flauta Hermann Josef Bosten que acapara buena parte de la grabación y es un tipo con buenas actitudes clásico –académicas. 


El guitarrista Manfred Herten le da el toque psicodélico al asunto. La sección rítmica es sobria y “liquida” nada escandalosa y bastante delicada diría, afín a los bateristas de Canterbury en general. Incluso el glockenspiel con ligeros aires a la Jade Warrior están presentes en algunas partes del disco. En general es un trabajo bastante relajante con perfume algo intelectual y bastante “cool” como dirían algunos. Una pieza única y rarita de ver. Tú mismo.
Alberto Torró


Temas
1. Tortilla Flat (0:00)
2. Temperamente (9:44)
3. Fatimorgani (15:27)
4. Rumplestiltzchen (19:15)
5. Leere, Chaos, Schöpfung (24:05)
6. Obit, Anus, Obit Anus (34:06)
7. Möhre (38:24)

Formación
Hans Friedrich Bosten -batería
Hermann Josef Bosten - flauta, guitarra
Franz Brandt - teclados
Manfred Herten - guitarra
Albert Schippers - percusión
Heribert Schippers - bajo








Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en
                                                                                     



que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias

Comentarios