Entrada destacada

SNAKE EYE - The Journey (2024/ Sommor-Guerssen)

Imagen
 Se publica por éstos días el álbum inédito de Snake Eye, gentileza de Guerssen. Banda británica anteriormente conocida como Red Dirt y con un disco único y megapasta en su haber. Rock blues arisco lo de Red Dirt, para nada mala banda ni álbum. Sólo que siempre me parecieron sobrevalorados, más por su rareza y valor monetario que por su música. En su rollo, los hubo mejores. Nunca me quitaron el sueño. Es su siguiente paso, Snake Eye, el que sí me lo quita. Cambio drástico de estilo dentro de un progresivo hard de dobles guitarras, sencillamente espléndido.  Dave Ritchie (voz, guitarra solista), Ron Hales (guitarra solista), Ken Giles (bajo) y Steve Jackson  (batería), - en un par de temas lo fue Gary Boroughs-, se marcaron el perfecto álbum imposible. Porque no salió.  Se grabó entre el 70 y el 72. Tocaron con Sam Apple Pie, Sharks, J. Geils Band o Wishbone Ash. Éstos últimos son su mayor influencia de largo. Y estamos hablando de los Wishbone de primeros 70! Para más señales inequívo

Le Orme ‎– Verità Nascoste (1976)

 Con la inclusión de un nuevo guitarrista llamado Germano Serafin como miembro fijo del grupo, Le Orme serían un cuarteto estable hasta 1982. Si con “Smogmagica” veíamos a unos Le Orme algo más facilones y proclives a no usar mucho el coco, con Verita Nascoste se sienten menos vagos a la hora de componer y le dan a la música algo más de chicha e interés.


 Germano se adapta mejor que el anterior guitarrista y no resulta tan agua-aceite en la mezcla. Como es habitual en ellos vuelven a un progresivo amable y nada complicado donde prima la melodía setentera típica italiana y una elaboración más animada en la composición. Han trabajado más las estructuras y hay más cortes y cambios: “Insieme al Concerto” es bastante entretenida y alargan un poquito más las piezas en torno a los 6 mtos. 

“In ottobre” sigue en parecida línea y la rítmica es más variada. El órgano de Pagliuca se erige en líder y la guitarra combina la rítmica con algún que otro solo sin salirse nunca de madre. Todo entra a la primera y en general es previsible con los cambios típicos de un sinfo-rock que todos hemos aprendido a poco que hayamos escuchado música. 


La delicada “Verita Nascoste” es de esas breves preciosidades poéticas made in Tagliapietra. Han tenido incluso el acierto de incluir un cuarteto de cuerda y es un verdadero placer escuchar cantar en italiano. Siempre lo es, al menos para mí. 

“Vedi Amsterdam” se inicia haciendo ruiditos probablemente con la guitarra y pronto entra de forma activa un energético teclado casi factoría hard-prog pero sin tanta cafeína. Un corte radical nos abre las puertas a “Regina al Troubadour” y los rasgeos acústicos son bastante habituales en lo que llevamos de disco, el tufillo popero siempre está al fondo de las cosas, pero se las arreglan con pequeños pasajes muy bonitos que también se alternan con ciertas frivolidades algo simplonas, aunque en general el equilibrio y resultado final es en parte convincente.


 “Radio Felicitá es otra baladita acústica inofensiva algo friki y grotesca en algunos segundos. Así son Le Orme con sus peculiaridades, pero siempre agradables. Una efectiva sencillez podría denominarse. “I Salmoni” es otra chorradilla curiosa que no disgusta. “Il Gradino Piu Stretto Del Cielo” cierra el disco con un rock-pop  inicial y alternado de cortes melódico-acústicos donde el moog junto con la guitarra solista hacen alguna pirueta y se agradece. En definitiva, es un disco muy agradable de principio a fin y muy fácil de escuchar. Le Orme no te alterarán nunca los nervios y son muy afines de ese lado del sinfónico inofensivo un poco a la Barclay James Harvest… pero eso sí, italiano, genuinamente italiano y por tanto encantador.
Alberto Torró





Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en
                                                                                      
que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias

Comentarios