Entrada destacada

VANILLA FUDGE - Renaissance (1968, ATCO Records)

Imagen
 Mark Stein And The Pigeons, o lo que es lo mismo, Mark Stein, Tim Bogert, Vince Martell y Joey Brennan, poseían un elepé psicotrópico conocido como While The Whole World Was Eating Vanilla Fudge. Cuando toman las dos últimas palabras del título para nombrar a su futuro proyecto, otro cuarteto en el que mueven ficha contratando al explosivo baterista Carmine Appice en sustitución de Brennan, el caldero de ideas se transforma en un guiso psicodélico de enjundia.  Tras revisar éxitos de aquella década sesentera en decenas de institutos, pubes y variopintos bares, estos instrumentistas con más recursos que una navaja suiza toman canciones de The Supremes, Sonny Bono o The Beatles, entre otros, para extenderlas y reinventarlas en el apabullante álbum homónimo que les haría debutar en oficialidad. Cuando abandonan 1967 y se visten de 68, el productor Shadow Morton les mete en The Beat Goes On, un vinilo tan delirante como desafortunado. Pero esto no hunde el talento ahora herido de Vanilla

DESPERTAR ANTOLES - Alimañas (2014 / DA)

No conviene descuidar la actualidad de según qué sitios, por su continua y fecunda cosecha musical. Italia estresa, hasta en la actualidad, por ejemplo. Lo mismo me ha pasado con mi querida Argentina. Pasa que su (en apariencia), "escena indie", tira la cabra al monte y se nos retuerce en psicodelismos porteños de herencia inequívocamente rioplatense. Palabras mayores, me digo. Y de repente, en un abúlico domingo de plena canícula,  donde el único incentivo es el vacío,  me restriego los ojos y oídos ante la avalancha de excelente material que me viene de "asha"......Sig Ragga, Huevo, Bandidos Chinos, Las Luces Primeras, Pomelo Rosado, 1915, Roman,  Conociendo Rusia......obligo a mi persona prometer hablar de algunos de éstos temibles pibes. Y elijo primero a Despertar Antoles,  porque el primero fue que descubrí. 


Banda formada en Buenos Aires un 2009 que también para mi fue feliz. Ellos : Matías Olivera Avellaneda (voz y guitarra), Marco Fasano (guitarras), Joaquín Miguens (bajo, piano), Tomás Manuel Villarrazo (teclados) y Julián Ropero (batería). Su debut, "Alimañas", ya salió en 2014, sin que tenga más noticias al respecto. Salvo ese himno al pacifismo, o una forma de decirnos "todavía estamos aquí ", que fue el tema (zo) "Canción del Trovador" (2016). Mute Magazine los nombró entre las 50 mejores bandas nuevas argentinas en 2016.....50. No diré más.  Un año antes habían participado en el Lollapalooza argentino.

Definen así su música : "Evitando cualquier tipo de etiqueta, generan una sensación onírica que en algún momento u otro llega por nuestro sistema nervioso y nos hace viajar inmóviles. Su música no cuenta experiencias, su música es una experiencia".
Aún con todo, se autodenominan "neosoul" (para evitar ser denominados).....Pero acto seguido se desenmascaran con un ....."Despertar Antoles se nutre del verdadero amor por el sonido y la experimentación ". Ya me cuadra todo más. Y echando un vistazo a su inquietante,  enigmática y maravillosa carpeta, uno sabe que el mundo de incontables planos astrales es su hogar querido.


A los 13 segundos exactos de "Lobizon" (6'28) te reencuentras con el bromista espectro del flaco Spinetta, santo patrón del buen gusto porteño, y ya no nos deja en todo el tiempo. Qué lujo. Sin mediums ni ouijas terrenales. Letras y notas juegan a dioses creando universos de oniria permanente, con el fino y delicado tacto del tocado divino.

Buceen en su "landscape" interior, porque es clase fuera de lo normal. Efectivamente,  "Distinto" (4'31). Un tema para conservar tu atención en "on" eterno, tanto por su arropo poético,  como por su imprevisible vaivén instrumental. Trip Hop? Post Rock?.... O simplemente rock progresivo ORIGINAL, sin parecidos razonables e irracionales? Sibilinamente sí,  el triste canto de una sirena en forma de trompeta be bop a la Chet Baker, nos atrae a "Otro Lugar" (2'50). Y casi nos parece una jam entre Chuck Mangione y Santana, en una abstracta y erótica fusión. 

"En el Fondo de un Tintero" (4'59) ejerce art rock vocal con sabiduría suiza, y el mecanismo relojero instrumental clava cada sonido en tu alma. Y Pedro Aznar henchido de orgullo. "Que bien me comen los polluelos",  debe estar pensando. "Fieras del Fondo" (5'04) es otra virtud ineludible en la amplitud psicomagica de ésta banda. Cambia de ambientes sin que se den de tortas, con la naturalidad del agua por manantial. Y todo suena mágico,  místico,  consecuente y sí,  además,  ROCK. Pero de otro modo. 


Pasajes casi floydianos entran en el puzzle sonico como piezas fabricadas expresamente para su perfecto encaje, en "El Hombre sin Sombra" (3'41). Abstracción hecha belleza que invoca a demonios como Fripp, Eno  o Cluster, sin que te enteres. Porque ellos son sus propios demonios. Y un imparable tren nos adentra en "Prisa" (4'26) con antigravitatoria pereza, en clave de blues pesado y lisergico. Con guitarra y Hammond arrasando neuronas paranoicas de urbanita desquiciado y desesperado. 

"Buey" (4'36) marca el final de trayecto en éste viaje interior a universos en constante expansión creativa. Blues psicodélico extraterrestre que sería la envidia de cualquier invasión alienígena despistada,  (mira que querer invadirnos......). Porque estoy implacablemente seguro de que no existe raza ahí fuera que sepa irse a pasear el coco mejor y con más elegancia que Despertar Antoles. Ellos los despertaron bien......joder, qué buenos!!!!
J.J. IGLESIAS


Temas
1. Lobizón 00:00
2. Distinto 06:28
3. Otro lugar 10:59
4. En el fondo de un tintero 13:50
5. Fieras del fondo 18:51
6. El hombre sin sombra 23:51
7. Prisa 27:36
8. Buey 32:01






Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en
                                                                                      



que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias

Comentarios