Entrada destacada

ABEDUL - Nosotros (1979/ Columbia)

Imagen
 El sello The Fish Factory reedita al fin, aunque sea en formato cd, el único álbum de los barceloneses Abedul, "Nosotros" (1979). Y nos recuerdan que es la primera entrega de una serie, "The Fish Memories Series"......"Memoria de Pez"? Ummmm.......Que puede prometer grandes cosas viendo su cuidado primer lanzamiento.  Allá por 1978 se formó Abedul con Narcis Baiges (voz solista), Albert Aranega (teclados), Pedro Castro (bajo, luego Pedro Bruque), José L. Pérez (guitarras) y Luis Visiers (batería). En menos de un año ya tenían  en la calle vía Columbia (no confundir con la subsidiaria de CBS América), una tirada de "Nosotros" que presumo fue mínima. Ya que es un disco realmente difícil de encontrar. Como anécdota os diré que nunca pude conseguirlo. Pero sí el single promocional con portada, que debe ser todavía más escaso!  Así que es una noticia para celebración. Teniendo en cuenta la buena masterización y presentación del cd. "Flash"

EMTIDI - Saat (1972)

 Nos encontramos con una formación reducida que se encarga de tocar todos los instrumentos que aparecen en el álbum. Pertenecen a la escuela de Krautrock alejado del sonido anglosajón, más en la onda de AMON DÜÜL, GURU GURU, GILA o CAN pero con una idiosincrasia que los hace únicos.



Este trabajo desde un primer momento me transmite positivismo y paz a través de los sonidos minimalistas y etéreos que fluyen por los surcos del vinilo. Un disco pleno de ambientes y atmósferas space que invitan a la relajación y concentración en la escucha. Enseguida nos llama la atención la maravillosa voz de Dolly cuya tonalidad es calcada a la de Annie Haslam, de manera que te transporta a cualquier Lp de RENAISSANCE.

El álbum incluye ambientes jazzísticos, improvisaciones, percusiones sutiles y delicadas, sonidos folkies, un bajo machacón en numerosas ocasiones que intenta mantener un ritmo que no hay, debido a que no existe batería; capas de teclados superpuestos creando una textura espacial que va variando y que llega a ser hipnótica debido a la larga duración de algunos temas. Órganos muy presentes pero no saturantes y sí muy lineales llegando a rozar el estilo electrónico alemán de época. Todo ello hilvanado por la voz armoniosa, melódica, etérea y sensual cuya presencia es fundamental ya que actúa como un instrumento más.



El último corte nos ofrece las exploraciones e improvisaciones más profundas de todo el disco a través de densas estructuras creadas por los diversos teclados creando estados de trance con cambios constantes y nuevas melodías.




¿Te gustó el artículo? No te pierdas de los próximos artículos 



Vuestros comentarios son nuestra energía







Comentarios