Entrada destacada

STEVE EARLE - I’ll Never Get Out Of This World Alive (2011, New West Records)

Imagen
 I’ll Never Get Out Of This World Alive podría considerarse el mazazo definitivo de lo que un anterior martillazo de Train A Comin’ significó. Las raíces pedían su valor pretérito, su base incuestionable, al igual que ciertos reflejos del folclore irlandés. Entre baladas y hermanamientos con el último Tom Waits, Steve va haciendo este último camino planteado.   Esto se podría traducir en un corazón que firma sobre la línea de la entrega, pero cojeando ahora en el campo de la rabia rápida y cruda a la que no temió cuando cantaba “Snake Oil”. La producción de T-Bone Burnett marca demasiado, aunque la resolución de recuperar “God Is God” y “I’m A Wanderer”, piezas que pergeñó para Joan Baez, es uno de sus grandes aciertos en este 2011. Una senda para analizar ese cerrojo que concluye con la vida del ser humano. «Son todas, de una manera u otra, piezas sobre la mortalidad; la muerte como misterio en lugar de como signo de puntuación», ha asegurado recientemente el propio Earle sobre este m

WOLFGANG RIECHMANN - Wunderbar 1.978 (Colaboración J.J. Iglesias)

70`s Krautrock prog. electrónica. Aaaaa! uno de mis estilos más queridos, (como podréis comprobar si escucháis mi propio proyecto Pluralis en cierto lugar de nombre equino, un poco de autopromoción).


Hay discos que dan casi para una peli  a lo Fassbinder, o una tragedia griega. Este músico multiinstrumentista, pero claramente destacado teclista, cumplía un curriculum altamente respetuoso:
En los medio 60`s con el grupo Why. Del 7o al 72 con Spirit of Sound, en el que compartió filas con el futuro Kraftwerk, Wolfgang Flur (no os perdáis su biografía !), y Michael Rother (luego en Neu!). Para pasar a Phönix y posteriormente a los sinfónicos Streetmark. Con ellos grabaría su segundo y exitoso "Eileen" en el 76. Del 77 al 78 Riechmann graba "Wunderbar". Una auténtica joya del kosmische rock teutón instrumental. En el que toca todos los instrumentos, con predominio de los sagrados sintetizadores, y la batería de Hans Schweib.



El disco debe gran parte de su influencia a Edgar Froese y los Tangerine Dream de "Rubicon- Ricochet-Stratosfear". O sea, los más añorados por todos. Aún con todo, pone su propia personalidad y encanto, añadiendo voces a modo de instrumento, violines, guitarra, piano eléctrico o bajo. Sus ritmos secuenciados, elección de sonidos, maniobrabilidad melódica y místicas estructuras ("Abendlicht", "Weltweit", "Silberland") ofrecen continuos recuerdos tangerinos. Mientras que en "Himmelblau" puede acercarse a unos Kraftwerk "Autobahn"- era. Una duda me corroe... viendo la portada con su fotografía, uno no puede evitar pensar maliciosamente quién copió a quién en cuanto a la imagen. Riechmann parece extraído de "The Man Machine" de Kraftwerk, album también del 78!. Por desgracia nunca podremos preguntarle. En Agosto del 78 fue brutalmente asesinado por un energúmeno (del que espero el Karma se haya encargado) en el interior de un bar. "Wunderbar" no pudo ser visto en las tiendas por su creador. Una pequeña obra maestra y un magnífico, y desconocido, surfista cósmico alemán.







Temas
1. Wunderbar 00:00
2. Abendlicht 05:47
3. Weltweit 10:14
4. Silberland 17:22
5. Himmelblau 25:10
6. Traumzeit 33:57

Formación
Hans Schweiß: Electronic Drums 
Wolfgang Riechmann: Voice, Violin [Electric Violins], Guitar, Electric Piano, Bass, Synthesizer [Arp 2600, Arp Odyssey, Arp Sequencer], Electronic Drums



Notasi te gusta el artículo compartelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en

que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias.

Comentarios