Entrada destacada

David Prescott – The Dreamer (1988/ DP -K7)

Imagen
En la superficial década de los 80, la progtrónica se vio relegada a unas catacumbas expresadas en un formato,  el cassette. Desde leyendas kraut como Conrad Schnitzler a anónimos solistas, abrazaron ése formato por barato y práctico. Hubo incluso sellos cassetteros especializados en el género. Ahí estaba el norteamericano David Prescott, que ya se había estrenado en 1986 con la home-tape álbum,  "Electromagnetized".  Dos años después,  con tan sólo un SCI Pro-One y un Korg Poly-800, editaría de igual modo "The Dreamer". Título que con los años ha sido varias veces reeditado en cd, en especial por el sello Auricle.  Estaba compuesto de dos largos temas que homenajeaban la más genuina Berlín School 70s. "Afloat" (29'42) deja entrever que con su parca producción y escaso equipo, no hace más que contribuir a una pureza de ideales propios de la inicial kosmische alemana. Algo que a la larga, beneficia a la obra. Acaso no era ésta la filosofía inicial de lo

Don 'Sugar Cane' Harris – Fiddler On The Rock (1971)

 Las semillas del Electric Mud germinan para dar luz las fusiones en el Blues. En 1971, a 2 años de aquel apoteósico álbum, Don "SugarCane" Harris se aventura con una obra enorme. Fiddler On The Rock es una escultura sonora  maravillosa, las virtudes de "Sugarcane" sobresalen y el violín se rige como base, soporte y eje central de un Blues acido fusionado por el Jazz, pero OJO, esto va más allá de fusiones de Blues&Jazz, aquí encontramos un álbum realmente camaleónico en donde se arremeten arreglos progresivos y hasta "pininos" psicodélicos, por lo tanto la obra se consagra como un trabajo muy dinámico y versátil. Una puesta inusitada que se desprende de cierta gracia ecléctica y que desborda una enorme vena creativa. El feeling se impregna en los surcos insolentes y las ondas del violín recrean un efecto sugerente, el ácido hace lo suyo y el más claro ejemplo de toda esta euforia es el cover Beatle Eleanor Rigby, una pieza exótica en donde degustaremos la salvaje manifestación de violín. El cover es DEMOLEDOR…el álbum aún más.



Mis impresiones son bastantes positivas, no encuentro ningún punto que haga flaquear el álbum, para mi gusto tiene todo lo necesario para iniciar un buen viaje, no decae, tiene un buen ritmo y además tiene un feeling bastante prendido. Una de las cosas que más valoro en esta obra es la insurgencia del violín, que bien le queda cuando se presta al Blues, esto ya se había visto en profundidad con el álbum Tømrerclausen de 1978, pero no hay punto de comparación, mientras uno es más denso y oscuro, el otro es más cálido y sentimental. Fiddler On The Rock es una propuesta elevada y quizás un poco menos ambiciosa comparada con su anterior trabajo (Sugarcane), entre sus destellos mágicos nos encontramos con una postura muy digna, la fusión entre Blues y Jazz cae perfecto, y le da un peso bastante cañero, la base instrumental es perfecta, y el tono que se consigue logra calar profundo, es una performance bastante pronunciada y con aire de vanidad. En algún punto se cruza con lo progresivo pero no alcanza un pronunciamiento real, más bien podría definir en parte esto como un ente "prog related". Saliéndome de las ramas un rato, puedo decir que el álbum es para mí una obra de CULTO enorme, Harris no es muy renombrado como otros "prof-master" pero ha sabido ganarse su lugar entre los grandes del Blues. Obra fundamental y obligatoria para aquellos que consumen tranquilamente el Blues&Jazz. Hasta más vernos.



Don "Sugarcane" Harris fue un violinista y guitarrista de rock and roll estadounidense. Se le considera el pionero de la amplificación del violín. Harris actuó en la banda de Little Richard en la década de 1960. El apodo de "Sugarcane" se lo puso el líder de la banda Johnny Otis ,  debido a su reputación como un mujeriego. Harris murió el 27 de noviembre de 1999 en su casa de Los Ángeles, California, a los 61 años.

El Hombre Polilla


 

¿Te gustó el artículo? No te pierdas de los próximos artículos 




Comentarios