Entrada destacada

Ghetto Brothers – Power-Fuerza (1972)

Imagen
 El Bronx resuena con el funkie latino y las explosiones coloridas del sonido Nuyorico. Power-Fuerza de 1971 es un álbum muy dinámico, esplendido y recargado de eso que algunos llaman la esencia "del barrio".   Es un álbum con un ritmo bastante prendido que presenta una performance esmerada y muy "versatil". La obra en sí tiene mucho que ofrecer, pues sus ritmos logran plasmar un efecto positivo, sin duda alguna una obra magnética e intensa, aunque tiene algunas posturas que no consiguen un efecto completo y no alcanza ese efecto deseado, por lo tanto terminan siendo un poco flojas, sin embargo filtrando esa minucia  la experiencia es muy estimulante y puedo decir que el álbum si CUMPLE CON TODO. OJO Es una buena adquisición si eres de degustar fusiones latinas y  sonidos afro-caribeños, si te gusta Santana, El Sapo, El Chicano o Malo aquí encontraras  una buena dosis de vibra. Ghetto Brothers merece más reconocimiento pues fue pionera de la cultura hip-hop en el ba

Zålomon Grass – Space Opera (2023/ Rock CD)

 Tras los convincentes EP's ""The Four Track EP" y "Three Minded Years", los de Vigo se atreven con un concept-album en la presentación de su primer larga duración. Y lo hacen desde el cuartel general de Hendrik Röver. Baza segura. El cual graba, aporta alguna guitarra clásica,  Fender Rhodes y percusión. Zalomon Grass lo componen G. Mckenzie (voz solista, guitarras), David Rodd (bajo, synths, coros) y Mauro Comesaña (batería,  coros).



Una portada de lujoso artwork envuelve una historia de fantasía y sci-fi, en clave de classic hard rock. Lo mejor de ambos mundos.

"Cosmic Relief" entra rotunda, con macizo y mazazo de sonido, y una guitarra de filtro Frank Marino. Bien sustentada por una imperiosa y bluesy garganta aguardentosa.  Y un muro de ritmo amasado en pétrea contundencia. Objetivo de sobras conseguido a lo largo de todo el álbum. 

Tal es el caso de "The Drill", que parece un híbrido asesino y venenoso de Goddo, Driver y The Hunt. Si hasta ahora mis comparaciones sólo han sido de hard rock canadiense es porque así me lo sugieren. Y no olvidemos la excelente tradición que tienen a ése respecto por ésas tierras.

"All Hands on Deck" toma atmosférica ambientación, de heavy psych resultados. Un triunfal recorrido retro por el manual de Moxy , Thundermug o Charlee. En ramalazo hard prog de sólida construcción instrumental. Que no descuida melodías en "Harder to Rise", en imponente y efectivo esfuerzo de elegancia como alta tensión. No todos saben.

"Heard it on the News" posee demoledora pegada a la Pat Travers, con su característico melodic blues de enfebrecida y llameante rítmica. En conjunción con un mercurial bajo y un solo de wah wah que arrasa inmisericorde. Vuelve el feel Mahogany Rush más sutil en "Too Late Now", de suave corrosión Billy Gibbons y ambiental blues jazzificado. Mucha clase aquí. Tratamiento brutal de hard vapuleante y detroitiano en "Groove to Prove", en onda John Nitzinger / Walter Rossi. 



La entrada monstruosa de la final "Don't Let me go down (Space Opera)" en casi siete minutos, combina la inmensa fuerza emocional de Zalomon Grass con su delicada virtud melódica. Hábil balanza que nos lleva a los mejores tiempos de Mountain, Ursa Major, Bloodrock, Stray Dog o The Third Power. "Space Opera" representa una engrasada y perfecta máquina del tiempo para viajar a la era dorada del hard rock. Imposible negarse a semejante invitación. 

J.J. IGLESIAS



Comentarios