Seguidores

Aviso Importante
Por problemas técnicos algunos vídeos no están operativos. Con la mayor brevedad serán repuestos. Gracias por vuestra paciencia


DR. Z - Three Parts to my Soul (1971 / VERTIGO)

Ahora que lo Occult ha vuelto, cual vinilo que nunca se fue, no estaría de más recordar que esto (también) es algo del pasado. Y que tras los tópicos como Black Sabbath, Coven,  Pentagram o Black Widow, hubo muchas más agrupaciones dedicadas al lado oscuro. De hecho, formaba parte de la moda. Y hasta los Stones se apuntaron con su "Their Satanic Majesties Request", (en su línea). Algo importante. La palabra "metal" no existía en música. Así que el que crea que Black Sabbath eran eso en sus primeros y gloriosos discos, necesita urgentemente saber de qué va esto. El Occult Rock se formó en base a muchos desconocidos nombres que no suelen salir cuando hoy se invoca. Y predominantemente, surgió de la psicodelia : Graham Bond, Alex Sanders,  Monument, Saturnalia, Comus,  Zior,  Jácula y cientos más. 


 Uno de esos pioneros fue fichado por esa institución del coleccionista en que se ha convertido el antiguo sello Vertigo. Junto a Island, Harvest, Dawn, Deram y unas cuantas más. El individuo se llamaba Keith Keyes, el cual tocaba piano, harpsichord, organo y cantaba. Componía todo el álbum y lo producía,  en Island Studios, precisamente. Detrás de su proyecto estaba nada menos que Patrick Campbell-Lyons, frontman de Nirvana (los psych 60s, of course), como productor ejecutivo. A Keyes le apoyaba al ritmo Bob Watkins (batería,  percusión) y Rob Watson (bajo). El disco era una volada místico - conceptual sobre el alma, que se dividia en tres partes de ésta : Spiritus, Manes y Umbra. Analizar la temática patafisica de éste enrrolle daría para una tesis doctoral. O como reaccionaba un hippie a la mezcla de ciertas sustancias y filosofía profunda. "Thick as a Brick", ironizo. Ahora sí,  la presentación es una belleza. Portada que se abre a mitad, (como "Brain Salad Surgery"), con una decoración preciosa a cargo de ese geniecillo que fue Barney Bubbles. Responsable de light show de toda la jiparrada del barrio de Ladbroke Grove / Nothin Hill, así como dibujante de carteleria y portadas para Hawkwind, Quintessence, Brinsley Schwarz, Red Dirt, Cressida o Gracious!.



"Evil Woman's Manly Child" (4'45) demuestra desde el principio un sonido característico,  propiciado por el harpsichord. Por ello no alejado del baroque psych pop, (la mano de Nirvana influye), pero decididamente psico-proto-Prog. A veces una mezcla de british Doors y The Nice del primer disco, por acercar la cosa de algún modo. Keyes canta como un gamberro. Mejor palabra no encuentro. Es un punk ejerciendo en otra música y tiempo. 



"Spiritus, Manes et Umbra" (11'52) es un buen ejemplo de mejor teclista que cantante. No se me malinterprete. Es su actitud ante las letras, más bien de cabreo o de "malote". Acaso no inventó ese estilo Peter Hammill? Pregúntale a John Lydon quien era su héroe. Y a Bowie. Tras el mantra del título , Bob Watkins nos brinda una brillante ejecución percusiva, con el harp adornando detalles de "castillo encantado". El sólo de batería es una gozada de ingeniería audiofila vintage, aprovechando el sonido Stereo de moda.




 "Summer for the Rose" (4'36) estaría perfecta en uno de los primeros trabajos de Atomic Rooster. Incluso la imagino por los iniciales Yes.



En "Burn in Anger" (3'26) el harpsichord hace las veces de mellotron, el piano lleva la melodía , y es una buena aproximación a Van Der Graaf Generator. Es probable que éste tema iniciara el lado B, pero al incluir más material en la reedición de AKARMA del 2003, termina la A. 

Damos la vuelta y "Too Well Satisfied" (5'51) vuelve a entrar en esa liga que nos llevaría a The Nice, Arthur Brown o incluso al primer Alice Cooper. Un temazo de intensidad, con un ritmo protagonista. En el vinilo original, "In a Token of Despair" (10'33) despediria la grabación. Me encanta el sonido que extraen de la batería,  tiene ese aura orgánica de Mike Giles en el debut de King Crimson. Es otra pieza desarrollada con coherencia, reflejando la frustración del protagonista ante la vida, (me identifico bastante con éste disco, no creáis). Los tres músicos están brillantes en sus intervenciones, sin tener que hacer para ello mucha filigrana efectista. Y funciona de maravilla. Desde luego que Emerson está muy presente, y me parece el mejor tema del disco. Sin rebajar la magia del resto.



Al año siguiente aparecería un single producido por Dick Taylor (Rolling Stones, Pretty Things) : "Lady Ladybird" / "People in the Street" . Garage Psych resultón,  pero algo tardano. Y que poco tiene que ver con el progresismo de su único album. Un disco que compraron en su día unas 80 personas, afortunadas si lo conservan. El resto de la edición fue destruida por la compañía.  Menuda visión comercial. Ahora un original de Dr. Z está en el Top 5 de los más valorados del sello Vertigo, que ya es decir. Con una cifra que bascula entre los 1000 y 3000 €. Como ya he dicho, mi copia es la reeditada por Akarma en 2003, presentada igual que el original, e incluyendo el posterior single, (cinco minutos más tampoco afectan al sonido). Me vale. Y lo recomiendo en el formato que sea, porque es un buen arte-facto digno de la escudería más Prog de los históricos Vertigo. El cronovisor existe.
J.J. IGLESIAS


Temas

1 Evil Woman's Manly Child
2 Spiritus, Manes Et Umbra
3 Summer For The Rose
4 Burn In Anger
5 Too Well Satisfied
6 In A Token Of Despair
Bonus Tracks
7 Lady Ladybird
8 People In The Street



Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en
                                                                                      

que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias

2 comentarios:

  1. Mi ejemplar fue editado por Events Music Productions, no se indica el año en una galleta que deja bastante que desear. La única referencia es una numeración (19 113) y el logo de Vertigo está presente, aunque algo diluido. El disco no lo escucho desde hace bastante tiempo, aprovecharé ahora para darle un repaso. Me llamó la atención, en su día, que la banda no tuviera un guitarrista.
    Si me permites, una leve disgresión sobre el "Their Satanic Majesties Request". Lo he escuchado muy recientemente, después de leer un magnífico artículo del gran Kris Needs en el Shindig! de este último septiembre. No me parece un disco "oscuro" (entendiendo tales términos los que usas en el primer párrafo), si un trabajo que experimenta con nuevos sonidos y, según mi opinión, les queda bastante bien ("Sing This All Together, See What Happens", "The Lantern" o "Gomper").
    Muy buena la mención a la jipirrada de Ladbroke Grove, auténtica cuna del rock inglés más iconoclasta y reivindicativo de aquellos años.
    Saludos,
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tienes una pequeña fortuna, si la copia está en buen estado. Más que referirme al disco de los Stones como Occult, mis tiros iban a que lo ocultista, pagano, satánico y demás, era parte de la apertura de miras global de aquella nueva generación. Por supuesto que, de refilón, con las miras oportunistas que siempre les han caracterizado, los Stones hicieron el guiño.
      La única vez que estuve en Londres, en 1987, me aloje en una pensión que caía de vieja en Nothin Hill. Antes de convertirse en un barrio pijo. A saber qué me hubieran podido contar aquellas paredes. Me asomaba a la ventana y me parecía estar dentro del disco de Quadrophenia, con sus grises tejados. Si, soy un enamorado de esa época : Edgar Broughton Band, Skin Alley, Hawkwind, Quintessence, The Deviants, Pink Fairies......durante un tiempo estuve carteandome en los 90 con Twink! Un gran tipo. Un abrazo!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...