Entrada destacada

OAKFARM - Oakfarm (2024/ Pink Tank)

Imagen
 Supongo que un año tan inactivo como el 2020 tuvo que dejar algo de bueno. Se rompieron bandas, pero también permitió germinar nuevas. Fue el caso de los alemanes Oakfarm. Power trío sudoroso y setentero hasta la médula. Dueños de la Máquina del Tiempo. Que me han sorprendido por su fidelidad sonora hacia ésos vetustos e inolvidables cánones. Inmortales, por otra parte. Además de por canciones hard prog blues de mil pares. Tobias Lemberger (guitarra, voz solista, procedente de Sons and Preachers), Dennis Oelze (batería) y Arne Dőpper (bajo, ex-Bone Man). Describen su debut como si fuera "un disco perdido de los 70, olvidado en un viejo almacén polvoriento". Casi que te lo crees al escucharlo. Lo clavan. Comenzar con acústicas y efectos (electrónicos?), en "What If" (4'20) los sitúa en un área cercana a ediciones nacionales 70s de Bacillus, Brain o Pilz. Nada de distorsión aquí. Amplis a pelo. Sonido en bruto, directo y limpio. Vintagismo galore con un percusion

BUBU - Anabelas

Este grupo está considerado como uno de los máximos exponentes de rock progresivo argentino y su único disco todo un referente en el género.



Esta banda argentina se formó en el 76 de las cenizas del grupo "Sion". Muchas inquietudes musicales y muchos cambios en su formación hasta llegar a la grabación de "Anabelas" en 1.978 que por diversos problemas se editó cuando el grupo ya se había disuelto.


La grabación contiene tres temas de larga duración, el más extenso "El cortejo de un día amarillo" (19:25) nos da una buena medida de las sonoridades del grupo mezclando rock, progresivo, fusión y jazz  llegando en algunos momentos al caos sonoro del free jazz pero sin perder el norte musical. Su música podría estar inspirada en grupos como King Crimson o Gentle Giant donde la guitarra y los teclados no son los únicos protagonistas, instrumentos de viento y violín tiene un papel importante en el resultado final. A lo largo de los tres temas encontramos lo típico de este género, cambios de ritmo, pasajes de indudable belleza y una gran maestría instrumental. Aunque no aparece en los créditos su primer cantante Miguel Zabaleta  también intervino en la grabación.




Temas
1.- El cortejo de un día amarillo 00:00
2.- El viaje de Anabelas 19:27
3.- Sueños de maniquí 30:32


Formación
Sergio Polizzi: violín
Cecilia Tenconi: flauta
Wins Forstman: saxo
Petty Guelache: voz
Eduardo Rogatti: guitarra
Eduardo Folino: bajo
Eduardo Corbella: batería
Daniel Andreoti: composición



Notasi os gusta el artículo compartirlo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en
que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias.

Comentarios