Seguidores

Aviso Importante
Por problemas técnicos algunos vídeos no están operativos. Con la mayor brevedad serán repuestos. Gracias por vuestra paciencia


viernes, 2 de octubre de 2015

Rockliquias en los 80: 1.980 Part. 1 (colaboración Christian Jiménez)

Rockliquias quiere seguir evolucionando  y por ello nuestro gran colaborador Christian Jiménez ha pensado que deberíamos crear una sección dedicada a las Rockliquias en los 80. Para abrir boca Christian ha escrito una serie de artículos sobre algunos discos de esa época que marcaron nuestras vidas.


Hay clásicos imperecederos en el mundo del "rock" que siempre serán recordados por nosotros; plásticos que nos engancharon por sus sonidos, por sus portadas, por los mensajes que las letras de sus artífices nos sugerían; discos gloriosos que podemos escuchar una y otra vez sin dejar de sentir el mismo entusiasmo cada vez que comienza a reproducirse la primera nota del primer tema del que puede ser un repertorio increíble.
Además, independientemente de si el álbum, en su totalidad, era bueno o no, cada uno le daba la importancia que le parecía, bien porque fue un regalo de la novia, bien porque aquel mejor amigo nos lo prestó una semana, bien porque aquel día de tormenta la televisión se estropeó pero ese disco estaba frente a nosotros gritándonos que le escucháramos o bien porque un arranque nos hizo entrar en la tienda y llevarnos uno de la estantería. Al escucharlos buenas y malas experiencias nos llegan y nos hacen rememorar distintos momentos en los cuales esos sonidos estuvieron presentes.
Eso es algo que los ejecutivos y negociantes de la música que vendían míseras bagatelas a los más incautos haciéndolas pasar por obras de arte jamás pudieron ni podrán entender.

Por desgracia yo he tenido la mala suerte de nacer en una época extraña, y no seré el único que lo piense. Una época rodeada de tecnología que ha relegado al ostracismo las costumbres anteriores.
Ahora existen pequeños soportes que reproducen 3.000 y pico canciones, ahora están las descargas por ese gran mastodonte que lo único que está haciendo es absorber la esencia vital de los humanos llamado Internet, ahora sí que hay pompas de jabón promovidas por compañías rendidas ante un público carente de gustos musicales, condenados a seguir las imperantes y desastrosas modas como "zombies" sin cerebro; ahora, mientras en todas las cadenas de televisión tenemos que soportar escuchar que el/la cantante del momento se ha convertido en ídolo de (estúpidas) masas porque ha vendido 100.000 copias de su nuevo disco, lo que parece ser una obra maestra, genios como Glenn Cornick o Jim Jamison fallecen y sólo se percatan los cuatro gatos de siempre, y gracias a las revistas especializadas, que si no ni eso.
Es muy triste lo que está ocurriendo en nuestra sociedad actualmente. Lo que los jóvenes consideran bueno para los que entienden un poco no es más que basura. Pero eso es algo de lo que ellos nunca se darán cuenta y desgraciadamente morirán en la ignorancia.

Y para hacer un contraste entre modas he decidido desplazarme hasta la época de los '80. Porque si en las dos décadas anteriores hay obras maestras esta goza de poseer alguno de los mejores discos de todos los tiempos dentro del género del "rock" y sus múltiples derivados, pero muchos de ellos, aunque fueron hitos e inauguraron un sinfín de nuevas tendencias, se quedaron en aquel preciso momento de la historia para no volver...
por ejemplo: 1.985 se recordaría por ese X disco que hizo que el mundo entero se pusiera a sus pies. Hay trabajos que marcan una época y que nunca más se sabe de los artífices que lo crearon por diferentes motivos.

Así empezaría esta sección a la que he bautizado "ROCKLIQUIAS EN LOS '80".
¿Y qué mejor que empezar una historia por el principio? Así que, para abrir boca, comenzaré esta peripecia a lo largo de una década vertiginosa, musicalmente hablando, con el pistoletazo de salida, 1.980, con los que considero los 10 mejores álbumes de aquel año.
Es evidente que no todos estarán de acuerdo, pero nombrar la gran lista de discos que surgieron en aquella fecha sería algo imposible, así que he escogido esos 10 los cuales considero más importantes:




        -Y ese año estaría caracterizado por la llegada de un fenómeno que reventaría las tendencias de moda y que haría que cientos de miles de bandas en distintas partes del Globo se unieran a él, la "New Wave of British Heavy Metal".


Judas Priest, que ya estaban dando guerra desde 1.974, fueron sin duda culpables de ese suceso, ya que, tras su arrollador directo realizado en Japón, "Unleashed in the East", Les Binks se marchó del grupo, llegó de las filas de Trapeze Dave Holland para ocupar el puesto de batería, con más fuerza que nunca quisieron darle un giro más a su característico "heavy metal" y el resultado fue uno de esos álbumes que perduran a través de los tiempos: "British Steel".



Viendo la luz el 14 de Abril, el disco se coronó en el n.º 4 de los "charts" británicos y fue una declaración de principios, no sólo por el título, sino también por la portada: una mano sujetando una cuchilla con la punta de los dedos, pero eso sí, sin cortarse.



Todos los temas pasarían a ser de culto para una nueva generación de fans y posteriores formaciones dentro del género, sobre todo himnos como "Breaking The Law", "United", "Metal Gods" y "Living After Midnight". La dureza del sonido producido por Tom Holland, con unas guitarras afiladas como el acero unido a elementos más "pop" para hacer un estilo equilibrado entre lo agresivo y lo pulido hizo que se ganara un estatus envidiable y enseguida todos querían sonar del mismo modo. Así fue como los de Birmingham sentaron las bases para el posterior "heavy metal" que abarrotaría los '80.


Mejor canción: "Metal Gods"



        -Otros muy cercanos también soprenderían aquel mismo mes de Abril, el 25, con un disco sorprendente. La banda fue Black Sabbath y el álbum "Heaven And Hell". La que sería esposa de Ozzy Osbourne, Sharon Arden, e hija del manager del grupo, Don Arden, sugirió al cantante de RAINBOW, un Ron James Dio en estado de gracia, para sustituir al recién expulsado vocalista.



Dio se marchó de su anterior formación ya que Blackmore quería a alguien que sonara más comercial, pero para los chicos de Sabbath fue una bendición. Aunque con miedo de que los fans no aceptaran a otro que no fuese Ozzy, el álbum producido por Martin Birch se convirtió en uno de los favoritos de aquel año.



La crudeza musical del "Vol. IV" regresó en temas inolvidables como "Neon Knights", "Heaven And Hell" o "Die Young", aunque dotándola de nuevos matices de corte épico y más comerciales para que se adaptara a la voz más áspera y severa de Dio. El resultado fue el 9.º puesto en Inglaterra y un grandísimo éxito en EE.UU. que no se había visto desde el "Sabotage". Todo para demostrar que 10 años después de su "War Pigs" la banda seguía en perfecta forma aunque fuese con una nueva voz.


Mejor canción: "Heaven And Hell"




        -El 5 de Mayo una banda formada por Peter Byford a la voz, Graham Oliver y Paul Quinn a las guitarras, Steve Dawson al bajo y Peter Gill a la batería, sacó a la luz el memorable "Wheels of Steel".

SAXON tuvo su mejor obra a comienzos de la década y se convirtió en una de las primeras formaciones que capitanearon la N.W.o.B.H.M. Sus trallazos breves de gran intensidad, desnudos de las potentes ráfagas metálicas, eran llanamente "hard rock" en estado puro. Himnos directos, fuertes, como "Motorcycle Man" o "Freeway Mad" y la más grande entre las grandes, "Wheels of Steel".
Un águila metálica sobre una rueda sería un símbolo a tener en cuenta en 1.980 y una de las portadas más atractivas de "heavy metal" de la época.


Sería su mejor álbum, alzándose hasta la 5.ª posición en las listas, que junto con los posteriores "Strong Arm of the Law" y "Denim and Leather" conformarían una trilogía dorada que les llevaría a lo más alto del estrellato tras, apenas, tres años después de su debut.

Mejor canción: "Wheels of Steel"


        -Los hacedores de éxitos desde hacía algún tiempo QUEEN, sacaron el 30 de Junio uno de los mejores álbumes de los '80, "The Game". Siempre al "pop" y al "rock", como seña de identidad que llevaba la banda a cuestas, se le unieron tendencias "disco" y el uso de sintetizadores creando un experimento fresco, dinámico, divertido.
Con cortes memorables como "Rock It", "Another One Bites the Dust", "Crazy Little Thing called Love", que llegó a la primera posición en el Billboard Hot 100 y la "power ballad" "Save Me", los londinenses alcanzaron el n.º 1 en las listas estadounidenses, siendo la primera vez que les ocurría en EE.UU.



La revista CREEM nombró al disco como uno de los más grandes de 1.980, Record Mirror afirmó que eran la banda más excitante que se podía escuchar en el momento, el tema "Another One Bites the Dust" recibió el premio a mejor "single" de "pop rock" y esto les valió a los chicos para que los nominaran en los American Music Awards en 1.981 en la categoría de "Mejor Banda de "Pop"/"Rock" ".


Mejor canción: "Another One Bites the Dust"


        -Un viernes 25 de Julio un álbum de tapa negra sólo con dos títulos en blanco salió a la calle para convertirse en un rompedor éxito. Arriba ponía AC/DC, y abajo "Back In Black".
Tras la muerte tan desafortunada que tuvo Bon Scott, la banda resurgió tras un periodo de tiempo donde se encontraban indecisos, con la nave parada, sin hacer nada salvo pensar en su incierto futuro. Pero los australianos no se rindieron, y tras mover unos cuantos hilos, un nativo de Newcastle de grandes biceps llamado Brian Johnson que ya había lidiado una popular banda de "rock" a comienzos de los '70, GEORDIE, acabó entre sus filas.



Y el resultado fue un n.º 1 en las listas británicas y el 2.º álbum más vendido de la historia. Un tributo al desaparecido Scott, una orgía musical de grandes "riffs" donde 10 perlas de puro "rock" intenso y sin descanso se convirtieron en clásicos al instante. Desde la pesada "Hells Bells" hasta una declaración de principios como fue "Rock 'n' Roll ain't Noise Pollution", incluyendo "hits" como "What do You do for Money, Honey?", "You Shook Me All Night Long", o la joya "Back In Black". Todas ellas imitadas y homenajeadas por cientos de grupos aunque sin el mismo acierto.


Estaba claro que Johnson no era Scott, pero su alto rango vocal y sus chirriantes tonos unidos a la cortante guitarra del sr. Young y la excelente producción de Robert J. Lange hacían que el sonido, siempre 100% "rockero", resultase muy atractivo de escuchar. En realidad eran los mismos AC/DC de toda la vida, sólo que con un ligero cambio de miras.

Mejor canción: "Hells Bells"



Hasta aquí los cinco primeros álbumes de ese año. La semana que viene hablaré de la otra mitad.
Otros cinco plásticos gloriosos que sin duda hicieron que la década comenzase muy bien para el "rock", amén de nombrar algunos trabajos de otras bandas, que si bien no son sus más grandes obras fueron bastante notables, en mayor o menor medida, dentro del género en el que se contaban.
Y que este nuevo espacio sirva para seguir recordando esos inmortales discos que cambiaron la música y nuestras vidas pertenecientes a una década donde surgieron algunas de las más grandiosas obras del "rock" de todos los tiempos.

Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en

que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...