Seguidores

Aviso Importante
Por problemas técnicos algunos vídeos no están operativos. Con la mayor brevedad serán repuestos. Gracias por vuestra paciencia



NEEDLEPOINT - The Diary of Robert Reverie (2018 / BJK)

Se acerca el final del año y como siempre, el inevitable balance.....que cada vez me cuesta más hacer. Porque al final acabas poniendo como "tu disco del año" alguno de notable, por no tener un claro ganador. No en ésta ocasión. Probablemente sea éste MI disco, en el 2018.


Needlepoint son noruegos y por allí arriba todavía tienen claro de que van éstas cosas. O no tienen a una revista influyente en el negocio, haciéndoles la pelota constantemente y apoyando músicas metal ramplonas y basurilla de moda con nuevos nombres raros.

Formados en 2010 y debutando ese mismo año con "The Woods are not what they seem" (2010). Seguido de "Outside the Screen" (2012) y "Aimless Mary" (2015). "The Diary of Robert Reverie" es lo nuevo tras tres años de silencio. Es con el que los he descubierto y me han volado la testa y el corazón. Tendré que investigar los anteriores. Needlepoint lo componen Bjorn Klakegg (voz, guitarras, ocasional bajo, letra y música. .......líder? ). Nikolai Haengsle (bajo, guitarras y producción), David Wallumrod (Hammond, Clavinet, Rhodes, Juno 60, Prophet 5 y ARP Pro-Soloist) y Olaf Olsen (batería y percusión).

Algo me dice que es un álbum conceptual, los temas no pasan de los cuatro minutos, formando entre todos el global de la obra. Es el único "pero" que le veo, que aquí hay claros desarrollos instrumentales auto-censurados. ....O es que me gusta demasiado. 



"Robert Reverie" da inicio al disco con un inequívoco sabor psico - Canterbury facción early Soft Machine, Egg o Matching Mole. Todos los integrantes demuestran altas dosis de inteligencia en su ejecución,  y la voz contiene esa magia especial olvidada de los grandes del género. Teclados / Hammond en estado de gracia viejuna, batería estratosférico,  guitarra sinuosa y sorprendente........todos los sentidos alerta. 






"On the Floor" y su bajo - fuzz a la Hugh Hopper, junto al superior ritmo de Olsen, en una intro divina. Armonías vocales que no conocen el stress majara e inútil  de la ciudad, en pequeños laberintos instrumentales llenos de imaginación y sentido. Invocando a las musas de "The Rotters Club" o "Little Red Record".



"All Kinds of Clouds" entra en un paraíso de Rhodes, para acercarnos a regiones del "Softs" o "Bundles". Donde reinan en una paralela Tierra Media de Canterbury, entre hobbits colgaos y elfos hippies. La parte más sensible la aportan las voces a lo Caravan. Pero Needlepoint andan fuertemente armados con material complejo de nivel Hatfield / Egg / Gilgamesh y hasta Gong.




La MARAVILLOSA "Will It Turn Silent" mezcla voz a la Pye Hastings  con guitarras del primer Génesis con Anthony Phillips . Eres un "prisionero - invitado" de éste imaginario reino donde sólo el buen gusto es considerado sagrado. Y no quieres irte de aquí, claro.



"In my Field of View" conserva la pura esencia psicodélica naif, sin ninguna malicia, que hacía de éstas músicas algo ensoñador y cálido,  como un recuerdo de la infancia.



"Grasshoppers" se nos va todavía más atrás en la máquina del tiempo. Cuando "anónimos" grupos como Tomorrow, The Pink Floyd o Mighty Baby pululaban por el UFO, el Middle Earth y otros cubículos como puertas dimensionales a las estrellas.



En "Beneath my Feet" el órgano domina junto al poderoso Olaf, el vikingo percusivo,  en una línea Greenslade, Cressida, The Nice o Quatermass. 




"In the Sea" se viste de majestuoso terciopelo rojo psych para entregar otra joya rival con el tesoro de Moody Blues, Fantasy,  England, Procol Harum o Spring. 





Por último "Shadow in the Corner" vuelve a la tierra del rosa y gris con la naturalidad del que siente éstas músicas como suyas, al margen de edad ni efímeras tendencias.



Needlepoint demuestran que no todo está perdido. Que se pueden seguir haciendo joyas sin mirar las modas "progresivas" del momento. Y que sólo hace falta amor por la música y disfrutarla. Me inspiran fe y positivas esperanzas. Que ya es decir.
J. J. IGLESIAS







Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en
                                                                                      






que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias

2 comentarios:

  1. Este disco llegó al buzón hace un par de días. No me venía de nuevas porque antes ya lo había oído en las plataformas habituales así que el tiro iba bien dirigido. Efectivamente, todos esas referencias clásicas que cita JJ también las percibo yo: Canterbury, early prog, late psych...
    Mis oídos también rastrean ciertas similitudes de estilo, trazas y maneras sónicas con contemporáneos suyos tipo Elephant9 (esa batería hipnótica...), Syd Arhur (factor Canterbury) e incluso Motorpsycho en sus momentos más finos y progresivos (Phanerothyme, Here Be Monsters, Still Life With Eggplant...).
    Buen disco este Diary Of...

    ResponderEliminar
  2. Tengo que investigar los anteriores. Pero éste es una pasada. Y que no me vengan con "pushing the boundaires", para hacer esas moderneces insipidas que hacen todos, venga aquí material retro con chicha y alma. Digo yo....

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...