Seguidores

Aviso Importante
Por problemas técnicos algunos vídeos no están operativos. Con la mayor brevedad serán repuestos. Gracias por vuestra paciencia


Rockliquias en los 80: 1.985 Part. 2 (colaboración Christian Jiménez)

..Y los últimos 5 álbumes de este año llegan:

        -Uno de los mejores álbumes de 1.985 según las revistas especializadas; 1.º para Sounds, 4.º para Classic Rock y 6.º para Kerrang!. En Gran Bretaña fue n.º 1 por 41 semanas siendo Platino y dos de sus "singles", "Kayleigh" y "Lavender", llegaron al 2 y al 5, respectivamente; 47 en EE.UU., siendo su más alto puesto, aunque donde mejor funcionó fue en Europa, que consiguió 3.ª posición en Alemania y 6.ª en Suiza.

Tras el éxito del anterior "Fugazi", 5.º en Inglaterra siendo Oro, y la grabación del directo "Reel to Reel", los integrantes de Marillion se trasladaron en Febrero al Berlín dividido, al del muro, recomendados por el productor Chris Kimsey, quien quería grabar con ellos en su propio estudio. Allí, en aquel ambiente tan caótico y extraño, vivieron la experiencia más grande de sus vidas y todo el escenario sirvió como fuente de inspiración para crear el disco más exitoso de toda su carrera, "Misplaced Childhoood", que salió al mercado el 17 de Junio.


En tal inmensa obra maestra conceptual de 41 minutos se hallan temas profundos, reflexivos, autobiográficos; el amor perdido, la dura infancia, los recuerdos del pasado, el éxito y el fracaso en la vida. Una extensa grabación de casi tres meses y que hizo que los de EMI se tirasen de los pelos porque querían ver el álbum acabado, y porque presionaban al grupo para que compusieran "singles" rápidamente. Y es que la discográfica quería no solo respaldar a una banda que alardeara de virtudes progresivas y experimentales, sino que también fabricara "singles" para que fueran en éxitos masivos de continua escucha en la FM:

        -Pues esta hazaña musical comienza con "Pseudo Silk Kimono", rodeándonos los dulces teclados de Mark Kelly y unos precisos punteos del bajo de Pete Trewavas y la guitarra de Steve Rothery mientras Fish comienza diciéndonos que está "envuelto en la seguridad de un kimono de falsa seda usando brazaletes de humo y desnudo de todo entendimiento". Cuando la suave y desgarradora poesía finaliza se enlaza con la famosa "Kayleigh", de pausado y a la vez juguetón ritmo, que trata sobre la dureza de la ruptura, aunque centrado disimuladamente en una antigua relación del propio cantante. Tras esta clásica "balada" llega la emotiva "Lavender", conducida sobre todo por los suaves teclados y una batería constante en su ejecución. Uno de los mejores momentos está en la extensa "Bitter Suite", compuesta a su vez de cinco partes, donde las dosis de belleza musical son indescriptibles, dominando siempre una atmósfera muy tersa, casi intangible, donde puedes llegar a sentir que flotas en ella. El final de la primera cara del disco termina de forma épica con la más estridente "Heart of Lothian".



        -Con unos redobles y un tono más vibrante empieza "Waterhole" unida a "Lords of Backstage" siguiendo la misma tónica para dejar sitio a la otra gran suite "Blind Curve", de cinco partes también, donde el quinteto está en la cúspide de su creatividad, dotando de numerosos cambios de ritmo sus nueve minutos y medio y hablando de felicidad, rendición, dolor, guerra e incluso política. La parsimonia estalla con "Childhoods End?", la más "rockera" del disco y donde Marillion se expresan con rabia, reflejándose en las letras como el niño de la portada del álbum y tornando de la soledad a la esperanza. Se termina todo con "White Feather" con la misma fuerza y rompiendo con todos los tópicos de la patria (banderas, uniformes, políticos) para asegurar que pueden avanzar y vivir siendo ellos mismos, en cuerpo y alma, por encima de todo.

Una travesía que colocó a Marillion en la inmortalidad, siendo referencia para miles de artistas que quisieron hacer su mismo tipo de música, aunque sin llegarles siquiera a la suela de los zapatos. Uno de los mejores y más excitantes e interesantes trabajos de los '80.

(Mejor canción: "Blind Curve").


        -Muchísimo antes de que Kurt Cobain llegara con sus Nirvana y en los '90 pusieran patas arriba al mundo del "rock", en el mismo Seattle se formó otra buenísima banda que llegó al pico más alto de su popularidad aquel 1.985, y hablamos de HEART.

Desde 1.963 existía esta banda únicamente compuesta por hombres, pero las hermanas Ann y Nancy Wilson entraron en sus filas diez años después; y tres años después de aquello, en 1.976, su debut ya estaba en la calle. "Dreamboat Annie" consiguió el Platino rápidamente.

Se convirtió en uno de los LP's más interesantes de aquella época, ya que era un grupo de liderado por dos mujeres ofreciendo un intenso "hard rock" a lo Led Zeppelin con momentos de verdadero lirismo y hasta haciendo alguna concesión al "folk rock". En su carrera hubo salidas y entradas de integrantes, y, como en todas las bandas, discos buenos y discos no tan buenos.

Entrados los '80, con "Bebe le Strange", se metieron en la moda de la New Wave con influencias "punk" y con "Passion Works" rompieron su relación con Epic Records y empezaron a modelar un sonido melódico que alcanzaría su máxima en su siguiente trabajo. Y así llegamos a "Heart", la piedra angular de su discografía.



Ficharon en Capitol y, cambiando de apariencia, de estilo, de tendencias y de miras, el quinteto (Ann) Wilson/(Nancy) Wilson/Howard Leese/Mark Andes/ Denny Carmassi no lo pudo hacer mejor. Se renovaron y se reciclaron y ofrecieron un disco con una serie de temas brillantes. Todo suena tremendamente ochentero, con una producción cuidada y un sonido pulido mezclando bellas melodías muy "aoreras" con contundencia "rockera" a partes iguales, y el resultado fue un n.º 1 en el Billboard de EE.UU., llegando a Quíntuple Platino, donde estuvo 92 semanas, un 19 en Inglaterra donde consiguió el Oro y el 3.er puesto en Canadá. Los distintos "singles" no dejaban de sonar constantemente en la radio y ya eran auténticos éxitos.

Guitarras agresivas, y batería y voz pletóricas se muestran en la apertura "If Looks could Kill", del mismo modo que en "Shell Shock" o en "The Wolf", pero la atmósfera pega giros de infarto en las más comerciales y melódicas "Never" (2.ª en el Mainstream Rock), clásico de clásicos, y "All Eyes" o en las preciosas "Nobody Home", "These Dreams" (1.ª en el Billboard Hot 100) o esa ya inmortal y espectacular balada de los '80 "What About Love?" (3.ª en el Mainstream); piezas dulcísimas, sonatas cargadas de sentimiento que bien demuestran el saber hacer de Nancy a la guitarra y esa voz inigualable de Ann, una voz sobrada de expresividad y emotividad a la hora de interpretar; la mejor voz femenina del "AOR".



Ese equilibrio entre dinamismo "rockero" y melodías de fácil asimilación llenas de lirismo, seña de identidad del grupo desde sus inicios, desembocó en eso, en el mejor trabajo que realizaron desde su debut y en uno de los discos más recordados de la década de los '80.
Así siguieron, ofreciendo buenísimos álbumes aunque ya ninguno iba a superar este excepcional "Heart" ni por asomo, pero muchos de ellos, como "Bad Animals" ('87) o "Brigade" ('90), sirven para demostrar el grandísimo grupo de "rock" que han sido y que son, y que serán por siempre.

(Mejor canción: "What About Love?").
       

        -Fue en L.A. donde surgieron todas las bandas más representativas del "metal" americano en aquella primera mitad de los '80; el centro de un auténtico "boom" musical que no acabaría hasta la década posterior. Pero en otros sitios también había nombres que bien deben recordarse.

Como se dijo en la "2.ª parte de 1.984", Black 'n' Blue salieron de Oregon, Bon Jovi de New Jersey y King Kobra de Phoenix...el mismo lugar que los que nos ocupan, ICON. Estos venían de llamarse The Schoolboys, banda del guitarrista Dan Wexler, donde estaban Stephen Clifford (voz), Tracy Wallach (bajo), John Covington (batería) y David Michael Phillips (guitarra), que luego se marcharía, precisamente, a King Kobra. Éstos grabaron un EP, y dos de sus miembros (Covington y Phillips) se largaron, siendo sustituidos más tarde por John Aquilino y Pat Dixon.

Entonces llegó Mike Varney, productor de WASP y STEELER, y les fichó para Capitol Records, modificando el nombre del grupo y la imagen de éste. Lucieron como todos sus demás coetáneos: melenas cardadas, ropa muy colorida, cueros brillantes, camisas rasgadas, etc.. Su debut en 1.984 fue un gran disco de "heavy metal" de principio a fin, destacando dos himnos del género, "Rock On through the Night" y la emitida en la MTV "On your Feet". Su música era un dinámico y potente cruce entre Quiet Riot y HELIX, donde cobraban mucha importancia los mortales "riffs" del dúo Wexler/Aquilino.



Pero de repente Capitol les hace un lavado de cara y el estilo del grupo cambia totalmente. Digamos que ICON fue de esas bandas que se ponían en manos de sus discográficas a "pies juntillas" y si fracasaban la misma casa les echaba, contrataba a otros y asunto arreglado. Pero en esta ocasión no pudieron dar mejor en el clavo; parecía que el experimento iba a salir bien por una vez. Para el nuevo trabajo se ficha al veterano Eddie Kramer y al compositor Bob Halligan Jr., del "heavy/glam" se vira a un "hard 'n' heavy" melódico y se profundiza en eso, en la melodía, en detrimento de la agresividad y la contundencia. El resultado fue, dando igual la posición en la que se colocara en el Billboard (es mejor no decirla), el 3.er mejor álbum de la Historia del "rock" melódico, según la revista Kerrang!. "Night of the Crime", publicado el 20 Septiembre, no alcanzó el estrellato, ciertamente porque el momento del "AOR" estaba pasando y lo que más tiraba al público era el fulgurante "heavy metal" americano, pero si hubiera salido a comienzos de década habría sido uno de los números 1.



Con las espectaculares "Missing", "Naked Eyes", "Take Another Shot at my Heart" o "Hungry for Love" se pueden ver por donde van los tiros; algo así como un explosivo cóctel entre White Sister, MAGNUM y DOKKEN. Efectivamente, Clifford "ablanda" su voz, se hace más comercial el sonido y lo rodea un opulento ambiente de teclados, endulzando la potencia que seguía ofreciendo la banda, porque los "riffs" y solos de Wexler y la base rítmica seguían siendo impresionantes. Para demostrarlo ahí están las más "heavies" "Raise the Hammer", "White of their Eyes" y la mejor, "Out for Blood", que comienza con una apabullante introducción de guitarra acústica fundiéndose poco a poco entre un virtuoso e intrincado "riff" y los teclados, desembocando así en su parte más feroz y que recuerda a los ICON de su debut.

El grupo acabó separándose de Capitol y también lo hizo Stephen Clifford, ellos siguieron junto a Jerry Harrison, pero ya sin el acierto de antaño. Por suerte nos dejaron obras de arte como este "Night of the Crime". Escucharlo una vez no es suficiente, ni dos, ni tres...

(Mejor canción: "Out for Blood").


        -La banda por antonomasia de "power metal", la que lo puso de moda, ni más ni menos. Cierto, ya se hacía tiempo antes; en Armageddon y en su "Buzzard" podemos atisbar los orígenes, también en el "Exciter" de Judas Priest...

Pero los '80 eran diferentes. El "power metal", todavía llamado "speed" en aquella época, no era sino "heavy" con mucha rapidez, desligado del "thrash" pues las voces eran más agudas, gritonas, "limpias", por definirlo de algún modo, y no tan sumamente violentas. Ahí había otra diferencia: el americano del europeo. En América pues se podía nombrar a Manowar. El de Europa era más épico, más trepidante, y en sus líricas había guerreros, demonios, mundos de fantasía que alimentaban la imaginación del oyente.

La lista es interminable, pero siempre estarán a la cabeza (dentro de sus propios estilos) los finlandeses Stratovarius, los italianos Rhapsody, los suecos Hammerfall, los alemanes Blind Guardian, RAGE, Primal Fear, Gamma Ray, Iron Savior, y, como no, sus maestros Helloween. Éstos en su EP de 1.985 ya demostraban de qué pasta estaban hechos. Metallica podía haber encontrado a la horma de su zapato, según el redactor Xavier Russell de Kerrang!
Las andaduras de la banda comenzaron en 1.978 con un grupo local de Hamburgo llamado GENTRY con el vocalista/guitarrista Kai Hansen. Así se sucedieron muchos años y cambios en la formación. Aquel EP ya bajo el nombre de Helloween vendió 40.000 copias y se presentaba un futuro prometedor aunque estuvieran en competencia directa con Running Wild. Con todo eso en Octubre salió el ya legendario "Walls of Jericho", con una espectacular portada (las portadas de este tipo de bandas siempre han sido increíbles) de Uwe Karczewski y un sonido que resultaba ser una frenética, poderosa y sólida combinación de Judas Priest, Iron Maiden y el manejo rapidísimo de guitarras a lo Yngwie Malmsteen.

Todo es contundencia, opulencia sonora cargada de velocidad que no da un respiro. Su estridencia fluye por solos y "riffs", que se convierten en entresijos difíciles de percibir con claridad a la primera escucha, y auténticos bombardeos a la batería. Un claro ejemplo son las "heavies" a más no poder "Heavy Metal is the Law", "Guardians", "Gorgar" o el himno "Metal Invaders". La vena más épica e inlcuso progresiva se ve en "Walls of Jericho/Ride the Sky", "Phantoms of Death" y la cúspide del disco "How Many Tears", donde hay cambios de ritmo y sonidos que cortan la respiración.



En todas estas piezas destacan sobre todo el trabajo de guitarras de Michael Weikath y Kai Hansen, capaces de cascarse raudos solos como quien chasquea los dedos. Solos intricados de tonos agudos que casan a la perfección con la profundidad de la garganta de Hansen; la base rítmica de Markus Grosskopf/Ingo Schwichtenberg está hecha para que retumbe bien en los oídos, sin miramientos.




Y Harris Johns realiza un buen trabajo en la producción; aunque es obvio que el posterior "Keeper of the Seven Keys" sería el mejor, pero este "Muro de Jericho" tuvo fuerza propia como para quedar en la Historia como el clásico que es y como referencia para comprender la evolución del "heavy metal" en Europa.

Críticos y público estuvieron de acuerdo y aún lo están hoy día.

(Mejor canción: "How Many Tears").


        -Se dijo que se iba a hablar de ello, y así es. Ya van tres, con este, pero si pienso en un directo a nombrar del año 1.985 no sería (para desgracia de muchos) el "World Wide Live" de Scorpions, sería sin duda "Live After Death". Puede que uno de los directos más grandes y recordados de "heavy metal" de la década de los '80. Ha pasado a ser algo así como el "Made in Japan" de Iron Maiden, salido el 14 de Octubre.
No es para menos: más de 320 días, 180 conciertos, 7.770 habitaciones de hotel usadas, 6.390 cuerdas de guitarras y 3.760 baquetas para presentar a todos, desde Polonia el 9 de Agosto de 1.984 hasta Laguna Hills el 5 de Julio de 1.985, su "Powerslave". "The World Slavery Tour" se llamó la gira, y representaba cómo el Mundo quedaba prisionero de la fuerza y poder de La Dama de Hierro. Escuchar este álbum es ser partícipe de un auténtico fenómeno musical ocurrido en todos los escenarios de la época:



        -Uno cierra los ojos y empieza escuchando al público, luego el clásico discurso de Winston Churchill y la arrolladora apertura que es "Aces High"; los archiconocidos "singles" "Two Minutes to Midnight", "The Trooper" y "Flight of Icarus" se meten al público en el bolsillo definitivamente.

        -Esto deja espacio para esa extensísima y cambiante "Rime of the Ancient Mariner" en la segunda cara, donde los momentos en los que se escucha el poema de S.T. Coleridge junto a los silbidos del público crean una atmósfera estremecedora. De la grande "Powerslave" se pasa a las míticas "The Number of the Beast" y "Hallowed be thy Name" (ya en la primera cara del segundo disco).

        -Nada puede superar tal derroche de energía y soberbias canciones; la audiencia está cada vez más exhausta y los gritos no dejan de sucederse; pero eso es una equivocación y vuelven los tiempos más "punks" y jóvenes de la banda con el estandarte "Iron Maiden", que en boca de Dickinson suena tremendamente más épico. El conocido "riff" de "Run to the Hills" que todo el mundo ya conoce desata un coro de voces del público siguiendo a los músicos y la primera cara se cierra con un mercenario "Running Free" tratado durante más de 8 minutos con unos Steve Harris y Nicko McBrain luciéndose mientras Dickinson, con su desparpajo habitual, habla, pregunta, grita e insta a la muchedumbre a vociferar el estribillo del tema (muchedumbe que obedece sus órdenes ciegamente).


       -La segunda cara del segundo disco comienza con reminiscencias del pasado al ser "Wrathchild" la siguiente, nuevamente mejor cantada por Dickinson que por Di'Anno. Las progresivas "Twenty-two Acacia Avenue" y "Children of the Damned" nos trae las épicas "Die With your Boots On" y "Phantom of the Opera", llenas de velocidad y sentimiento y con unos solos espectaculares de Smith y Murray.

Todo termina siendo Platino en EE.UU, donde se pone en la 19.ª posición; Oro en Gran Bretaña, donde llega a la 2.ª; Doble Platino en Canadá. Además, los "singles" "Running Free" y "Run to the Hills" consiguieron el puesto 19 y 26 respectivamente y el audio del vídeo de la gira logró el 2.º puesto en el Billboard y un certificado de Platino en EE.UU. y de otro Doble Platino en Canadá. La jugada salió redonda y eso, miles de millones de fans, lo recuerdan aún hoy en día con el mismo fervor de antaño.

(Mejor canción: "Running Free").


Y ahí están los 10 discos. Todos ellos navegando entre diferentes estilos.

Y es que en el año 1.985 continuaba la evolución de géneros y seguían los que más atraían al público. Así, en el ámbito del "hard rock" con tintes "AOR" tenemos el "That's the Stuff" de Autograph, el "Astra" del supergrupo ASIA, el 4.º de Loverboy "Lovin' Every Minute of It", el debut de los californianos Fortune o el más orientado al "pop" "Knee Deep in the Hoopla" de Starship, anteriormente Jefferson Starship, anteriormente Jefferson Airplane.
Por otro lado el "heavy metal" acumulaba trabajos como el más comercial "Metal Heart" de los alemanes ACCEPT, el "Not Afraid of the Night" del grupo DAGGER, "The Last Command" de los WASP, "Screamin' 'n' Bleedin'" de Angel Witch, "Delirious Nomad" de Armored Saint; "Under Lock and Key", el más "glam" de DOKKEN, o el  caso de Alcatrazz, que estrenaban al guitarrista Steve Vai con "Disturbing the Peace", en sustitución de Malmsteen. Como ya se dijo sobre guitarristas, Eric Clapton vino con "Behind the Sun", 8.º en los charts británicos, Adrian Vandenberg y su "Alibi", George Thorogood con "Maverick", Jeff Beck con "Flash", cada vez más metido en el "pop rock"...

En las tierras estadounidenses "glam" y "thrash" se juntaban en las audiencias y había dos bandos muy bien diferenciados: los que se lo pasaban en grande con la comercialidad del "Invasion of your Privacy" de RATT, el "Soldiers Under Command" de STRYPER, el "Long Way to Heaven" de HELIX, el "Come Out and Play" de Twisted Sister, el 2.º de Bon Jovi "7.800º Fahrenheit" o el más "rockero" de Mötley Crüe "Theatre of Pain" y los que abrazaban la brutalidad de SLAYER y su "Hell Awaits", el debut de Megadeth "Killing is my Business, and my Business is Good!", el "Spreading the Disease" de los neoyorkinos Anthrax o el "Endless Pain" de KREATOR.

Los más experimentados seguían por amplios derroteros, como el mantenimiento definitivo de KISS en el "heavy" con el "Asylum", el hundimiento la nave de AC/DC, que se hundía cada vez más, con su "Fly On The Wall", la inmersión en las nuevas tecnologías de ZZ Top con "Afterburner"...y seguían Y&T con "Down for the Count", Aerosmith con "Done with Mirrors", Cheap Trick con "Standing On the Edge", RUSH con "Power Windows", los "glammies" KIX con "Midnight Dynamite", el bueno de DIO con "Sacred Heart", y suma y sigue...

Debutaron, como ya se ha dicho, Fortune, DAGGER, KREATOR, Megadeth, también los "thrashers" Exodus, los "heavies" Halloween (que no Helloween) con "Don't Metal with Evil", Overkill, los "ultra-heavies", herederos de Manowar, WARRIOR y David Lee Roth con el EP "Crazy from the Heart" tras su calurosa salida de Van Halen. Onslaught, London, Vicious Rumors, los de New Jersey Whiplash, los suecos TREAT y los polacos KAT con "Metal & Hell" son otros a nombrar.

En cuestión de directos podíamos nombrar el “9012 Live: The Solos”, de YES; el “Alive in ‘85”, de Kingfish; “Live in Detroit” de los canadienses THOR; el último de Hanoi Rocks “Rock ‘n’ Roll Divorce”; “Open Fire”, de Y&T, que salió antes que el “Down for the Count” o el gran “Stages” de TRIUMPH que fue Oro en su tierra natal…

Y para acabar por todo lo alto hay que nombrar dos acontecimientos que es preciso nombrar:

-El primer concierto de “Rock in Rio”, celebrado del 11 al 20 de Enero, con artistas de la talla de QUEEN, AC/DC, Whitesnake, Iron Maiden, Ozzy Osbourne, Scorpions…aquello SÍ era “Rock in Rio” y no lo de ahora…

-Y el “Hear ‘n’ Aid”, una inmensa colaboración que multitud de estrellas del “rock” y el “heavy” de los ’80 hicieron con la intención de recaudar dinero para África, que era el tema de obsesión por aquel entonces (ya lo hacían varios grupos de músicos). En esa ocasión Ronnie Dio fue aconsejado por Vivian Campbell y Jimmy Bain, miembros de su grupo para contribuir también a la causa como hicieron U.S.A. for Africa.
Así que se reunieron personalidades varias como Rob Halford (Judas Priest), Ted Nugent, Dave Meniketti (Y&T), Blackie Lawless (WASP), Paul Shortino (Rough Cutt), Adrian Smith y Dave Murray (Iron Maiden), Yngwie Malmsteen, Don Dokken, Vince Neil (Mötley Crüe), Carlos Cavazo (Quiet Riot) y hasta los actores de la película y banda ficticia Spinal Tap. Ocho vocalistas principales, once solos de guitarra y muchas voces en los coros para interpretar el tema insignia de la colaboración: “Stars”.
Luego acompañaría a tal canción otras en directo de diversas bandas como KISS, Motörhead, RUSH o ACCEPT y un vídeo documental que muchos recuerdan con cariño. Un momento para mantener en la Historia de la música



Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en



que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...